Lo social

Pilar Álvarez


Apreciación personal

04/07/2020

Creo que deberíamos estar hartos de tanta critica en los espacios públicos, sociales, etc... Una crítica que en muchos casos no lleva argumentación verdadera, independiente de todo análisis. Claro que si se hiciera este análisis dejaría más dudas que verdades. Socialmente, vivimos en un entorno donde las críticas parecen ser un requisito indispensable, una forma de compartir, pues si no opinas te critican, si opinas también, e incluso estas dos cuestiones generan otra crítica. Que no entiendes, no tienes criterio propio, o mucho peor, que eres «ignorante» en el tema, o los temas que se están poniendo en cuestión. Y no se entiende que callarse es un corregir personal difícil, que lo adoptas por el bien de construirte a ti mismo en primera persona, antes que hacer crítica destructiva de otro que es tu semejante hacer el esfuerzo de analizar. Una teoría que se baraja dentro de la práctica de la crítica es que las personas que la practican pueden actuar como su propio espejo, reflejando con ello los malos hábitos o acciones que nosotros mismos no vemos y tenemos, sencillamente lo que criticamos puede ser nuestro propio espejo en el que no nos queremos mirar .
Si somos conscientes de esto hay que aprovechar esta aclaración  e intentar cambiar lo que no te esté gustando de tu persona. Y recordar la importancia de recibir una crítica constructiva o destructiva es qué reacción tenemos ante la misma. 
Las razones y el origen de por qué el ser humano tiene el hábito de criticar a otros se encuentra en relación con problemas o debilidades propias de la persona que la está originando. Es cierto que muchos de nosotros nos hemos dejado llevar por las críticas que comienza a crear nuestro amigo del alma, simplemente por seguir el hilo del tema y no parecer diferentes, esperando hacer sentir bien a la persona en cuestión. Porque el no a la crítica es un ejerció difícil, ya que estamos contaminados por ella, y el esfuerzo de decir no hay que ponerlo en práctica.
Se critica en familia, con la pareja, estando con los  hijos, en el trabajo, etc. Parcelas donde la comunicación su primer deber estaría en hablar de los problemas propios de los interlocutores. No es «generalizado», pero en muchos casos si, allí donde hay que corregir se necesita atención, análisis, esfuerzo, y sobre todo, nos evadimos de cuestiones importantes dispersándonos en otras, y con ello perdiendo ese tiempo precioso como es el de conocernos y desde ahí, evaluarnos más acertadamente en nuestros criterios y comentarios. Claro está que es importante ser conscientes que no todos somos iguales, ni tenemos las mismas metas y objetivos que el resto. 
Sin embargo la crítica constructiva es uno de los principales valores de lo que hoy se conoce como innovación educativa. Sus resultados a nivel emocional y en nuestra educación son extraordinariamente positivos porque es motivadora y ayuda a mejorar. El éxito de la crítica constructiva en educación funciona bien porque siempre estamos en un  proceso de aprendizaje, y crecimiento. ¿Podemos aprender a criticar sin ofender? La respuesta es sí. ¿Qué deberemos tener en cuenta? Tener en cuenta lo primero acéptate a ti mismo. Esto te llevará a reducir tu propia necesidad de criticar a otros. Sin olvidarnos que el otro tiene derecho a réplica, al igual que tenemos el derecho de opinar sobre algo con lo que no estamos de acuerdo, la otra persona lo tiene para contestar sobre tal crítica. Un estudio reciente ha desvelado que las experiencias de rechazo, las críticas y la humillación son procesadas por la misma zona del cerebro que se encarga de procesar el dolor.?