Lucha de las mujeres de la España rural del siglo XIX

D.C
-

El autor abulense Manuel Manteca habla en su primera novela, 'Los malos vientos', de la desigualdad, el caciquismo, la esclavitud y la homosexualidad en una época que no se comprende sin mirar al campo

Lucha de las mujeres de la España rural del siglo XIX

El narrador abulense Manuel Manteca ha publicado recientemente la novela Los malos vientos, una obra de ficción con un buena base de investigación para sostener la trama con la mayor fidelidad posible en la que habla de la desigualdad, el caciquismo, la esclavitud y la homosexualidad en la España rural del siglo XIX, una época que asegura que «no se comprende sin mirar al campo».
La novela gira en torno a la historia de un niño de la España rural de finales del siglo XIX, Maximino, vendido por su madre a un indiano y llevado a Cuba, a quien un inesperado viaje de regreso, años después, le hará descubrir los motivos de su desgracia, hechos que desencadenarán una imparable espiral de venganza (una vuelta al pasado que, de haber sabido sus consecuencias, quizá no hubiese iniciado jamás.), todo ello envuelto en «un relato preñado de dolor, injusticia y amor en tiempos de incertidumbre y pandemia».
Aunque el eje de la trama es ese niño vendido, las verdaderas protagonistas de la novela, que publica la editorial Caligrama, son mujeres de una misma familia que, para su desgracia, se ven sacudidas por la estirpe del cacique local. Junto a los de la desigualdad, el amor y la venganza, temas que considera «omnipresentes en la historia de la humanidad», Manteca trata los de la esclavitud y la homosexualidad en escenarios que sitúa en Castilla, Cuba y Madrid. 
Como si de un viajero romántico se tratase, el autor recorre la España rural de finales del siglo XIX y repasa los aspectos sociales más relevantes de la época, como la educación, el trabajo en la agricultura o el papel de los caciques, controvertida figura esta última de la que habla en aspectos como su influencia social, su abuso de poder y sus tácticas para el control político… estableciendo de alguna manera «un hilo de unión directo con nuestros días».