Europa aprueba el plan que inyectará 1.823 millones al campo hasta 2020

Santiago González / Valladolid
-
La incorporación de jóvenes al campo es una de las prioridades incluidas dentro del programa de desarrollo rural. - Foto: Alberto Rodrigo

Financiación. La Unión Europea aportará 969,2 millones y la Junta destinará 708,2 millones, mientras que el Gobierno central debe contribuir con los 145 restantes

«El sector agrario se pondrá a la vanguardia de la economía de la Comunidad gracias al nuevo programa de desarrollo rural (PDR), que permitirá modernizar, rejuvenecer y revalorizar el campo» gracias a la inyección de 1.823 millones de euros hasta el año 2020, según manifestó la consejera de Agricultura de la Junta, Milagros Marcos, tras conocer que la Comisión Europea había dado ayer luz verde al PDR 2014-2020 para Castilla y León.
Tras una larga espera y duras negociaciones, mantenidas por el Ejecutivo autonómico prácticamente hasta el pasado domingo, la aprobación del plan permitirá poner en marcha unas ayudas agroambientales, principalmente destinadas a la incorporación de jóvenes al campo, la modernización de explotaciones agrarias y ganaderas y la creación de empleo a través de las industrias agroalimentarias. 
Para ello, la Comunidad recibirá 969,2 millones de fondos europeos, a los que se sumarán otros 708,2 de la Junta de Castilla y León, mientras que el Gobierno de España deberá aportar los 145 millones restantes. Toda esta lluvia de millones «permitirá la modernización y dinamización del sector agrario para que se afiance como motor económico regional», insistió Marcos, quien recalcó que las ayudas públicas irán destinadas en su inmensa mayoría al medio rural.
La mejora de la competitividad y el relevo generacional, junto con la mejora de la biodiversidad serán las principales prioridades del programa europeo, a cuyas iniciativas irán destinados seis de cada diez euros.
Casi 5.000 explotaciones agrarias recibirán ayudas para modernización y reestructuración y 3.600 jóvenes agricultores dispondrán de subvención para poner en marcha sus empresas. Asimismo, para incrementar la competitividad del sector el programa dará apoyo a la formación de cerca de 8.500 participantes y 12.500 personas o empresas recibirán asesoramiento personalizado.
La restauración, preservación y mejora prioritarias de los ecosistemas relacionados con la agricultura y la silvicultura también es considerado muy importante para Europa y un 23 por ciento de la superficie agrícola (y casi un 1 por ciento de la forestal) está sujeta a contratos de gestión para mejorar la biodiversidad.
 
Retos. La Comisión Europea, a través de un documento dado a conocer tras la aprobación del PDR, destaca como los principales retos a los que se enfrenta la Comunidad, la baja incorporación de agricultores jóvenes al sector primario y la necesidad de retener a estos en las zonas rurales ofreciéndoles oportunidades de empleos «innovadoras y dinámicas, así como el marco de formación y asesoramiento indispensables».
La CE resalta que las mujeres también constituyen un «activo fundamental» para ayudar a retener a la población, y tanto la agricultura como la industria alimentaria son factores determinantes para promover su desarrollo económico y social.
Otro de los retos que recalcan las autoridades europeas es el riesgo de abandono de las tierras de cultivo. En este sentido, remarcan que en términos medioambientales, la región se enfrenta a problemas de vulnerabilidad al cambio climático (riesgo de inundaciones, sequía e incendios) y a la escasez de agua.
Finalmente, las organizaciones agrarias Asaja y UCCL se mostraron satisfechos con la aprobación del programa europeo, pero reclaman a la Junta la convocatoria urgente de las ayudas agroambientales, cuyas bases reguladoras se publicaron en el Bocyl a finales de diciembre, para poner en marcha unas medidas aprobadas.