Igea replantea su idea como un pacto a tres al quedarse solo

SPC
-

El vicepresidente de la Junta plantea ahora un pacto PP-PSOE-Cs en las comunidades, mientras que tanto la cúpula del partido como los líderes de Andalucía y Madrid se desmarcan y lo rechazan

El vicepresidente de la Junta y miembro de la Ejecutiva nacional de Ciudadanos,FranciscoIgea, en un acto de su partido. - Foto: Ical

Veinticuatro horas después de que este martes el vicepresidente de la Junta y miembro de la Ejecutiva nacional de Ciudadanos, Francisco Igea, asegurarse que estaba dispuesto «a todo», incluido el replantear los pactos firmados con el PP para cogobernar en distintas comunidades, como en Castilla y León, para evitar el acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, el planteamiento del líder naranja ha sido desactivado. Su propuesta recibió durante la jornada de ayer una cascada de desautorizaciones, críticas y rechazos desde la cúpula de su partido, así como desde distintos barones territoriales de Ciudadanos, que se mostraron contrarios a deshacer los pactos con el PP. El secretario General de la formación, José Manuel Villegas, –valedor en su día de la candidatura de Silvia Clemente a las primarias de Ciudadanos en Castilla y León– se encargó de desautorizar al vicepresidente de la Junta: «No va a haber una propuesta de cambio de cromos ni nada por el estilo» pronunció tajante Villegas, que compareció ante los medios de comunicación tras la reunión de la Ejecutiva Permanente del partido, que se celebró tras la dimisión de Albert Rivera como presidente, según Ical.
Villegas recordó a Igea que la política de pactos la lleva la Ejecutiva Permanente del partido, y confirmó que «no hay ningún tipo de oferta en ese sentido». «Los pactos autonómicos están para mantenerse», incidió, y aseguró que un vicepresidente de una comunidad no puede tomar esa decisión saltándose a los órganos centrales del partido, «eso no es así», recalcó.
Sin embargo, el toque de atención desde la cúpula del partido no pareció afectar al número dos de la Junta y miembro de la Ejecutiva nacional de Ciudadanos, que más tarde replanteo su propuesta inicial, y matizó que su idea radica en un pacto a tres entre PP, PSOE y Ciudadanos en las distintas comunidades. Así, Francisco Igea, se preguntó por qué no puede haber un pacto «a tres» a nivel autonómico, como el que plantea su partido en España para la conformación de un gobierno. En declaraciones a Onda Cero, rechazó que en su propuesta se establezcan «líneas rojas» y aclaró que no supone «te doy esto, por esto otro». «Estamos diciendo que queremos llegar a un acuerdo para salvar a nuestro país», dijo. El dirigente naranja reconoció que no es «una voz autorizada» para hablar de la gobernabilidad de otras comunidades como Murcia, Madrid o Andalucía, pero como miembro de la Ejecutiva de su partido que es, dijo conocer «bien» a sus miembros y afiliados, por lo que hizo la propuesta de que si ese acuerdo se alcanzase a nivel nacional pudiera incluir también cuestiones territoriales. 
Respuesta de Aguado y Marín

La propuesta inicial de Igea, que además de Castilla y León afectaba a Madrid y Andalucía, donde PP y Cs cogobiernan, no tardó en recibir una respuesta negativa de los líderes naranjas de ambas comunidades. Así, tanto el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, como el andaluz Juan Marín aseguraron que «no va a cambiar nada»  ni van «a ser moneda de cambio para nada».

«Si hubiera un acuerdo de PP y PSOE renunciaría al cargo»

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León y miembro de la dirección de Ciudadanos, Francisco Igea, enmarcó ayer en lo «personal» su «disposición a todo» si hubiera un acuerdo de PP y PSOE para la gobernabilidad de España y se mostró convencido de que es un principio extendido en las personas que forman parte de su partido. «Si hubiera un acuerdo de PP y PSOE renunciaríamos al cargo, no importaría quién sea el vicepresidente de la Junta», afirmó durante una entrevista en Castilla y León Televisión. Allí manifestó que la noche electoral habló con los consejeros y procuradores de su partido, y todos coinciden en que la situación del país es más importante que los cargos personales, si bien reconoció que no se expreso como portavoz a nivel nacional o de otras comunidades, informa Ical.
«Esta opción de gobierno es inviable y se necesita hacer una oferta conjunta a PP y PSOE, para llegar al acuerdo, pero ¿qué se esta dispuesto a poner en juego?»,  dijo, a lo que respondió que las comunidades no son una «isla» y las decisiones del Gobierno las afectan, por ello indicó que desde el punto de vista personal los cargos no están por encima del bien general.
Durante la entrevista manifestó que no ha oído las declaraciones del secretario general de, José Manuel Villegas, si bien añadió que no cree que esté en desacuerdo y que no se trata de un «cambio de cromos». «Nadie en el partido va a anteponer el cargo al bien general».

Del «santa paciencia» de Mañueco al «circo» y la «dote» de la oposición

La propuesta del vicepresidente de la Junta no pasó por alto entre las formaciones políticas de la Comunidad, aunque sus reacciones fueron muy diferentes. El propio presidente de la Junta y compañero de Gobierno con Francisco Igea, el popular AlfonsoFernándezMañueco, apeló a la «serenidad» y a la «santa paciencia» ante las declaraciones de su vicepresidente, que en un primer momento planteo replantear el gobierno autonómico a cambio de evitar el pacto PSOE-Podemos a nivel nacional.  
Mientras, el secretario regional del PSOE y líder de la oposición en las Cortes, Luis Tudanca, pidió al presidente y al vicepresidente que dejen de convertir la Comunidad en un «circo» y en un «bazar» y se pongan a gobernar. Así, advirtió a ambos socios de gobierno en la Junta que «Castilla y León no está en venta» y que los socialistas no van a «aceptar el chalaneo». «¡Qué dejen de manosear Castilla y León! Han demostrado que quieren el poder a cualquier precio; yo, no», manifestó. Igualmente crítico, aunque en un tono más irónico, el alcalde de Valladolid y portavoz de la Ejecutiva federal delPSOE, Óscar Puente, aseguro que «Mañueco pensará que con un socio así …», informa Ical.
Por último, el procurador de Podemos, Pablo Fernández, lamentó que el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, quiera convertir la Comunidad en una «suerte de dote» al «cambiar comunidades autónomas por el gobierno de España».Además, le reclamó que propicie un gobierno «progresista» en Castilla yLeón. «Le tiendo la mano, se puede cambiar un gobierno en Castilla y León, trate de lograr un gobierno de consenso», le espetó a Igea.
 



Las más vistas