El PP de Ávila dice «recoger el mensaje»

L.C.S
-

Los populares viven su noche electoral más triste lamentando la fuga de votos a Vox y Ciudadanos, muestran su confianza en la dirección de Pablo Casado y esperan remontar dentro de un mes en las municipales

El PP de Ávila dice «recoger el mensaje» - Foto: David Castro

Nada que ver la noche electoral en la sede elegida por el Partido Popularpara seguir los resultados con la de años anteriores. Ni por escenario, ni por ambiente. Caras largas y resignación durante toda la noche, y ni siquiera los candidatos electos bien para el Congreso o bien para el Senado dejaban entrever su satisfacción por el hecho de haber sido elegidos por los abulenses para representarlos. Todo se lo llevaba por delante la cifra de diputados que señalaban las televisiones, y que daban a su partido no más de 66 escaños durante toda la noche, lo que para algunos era una cifra que les hacía frotarse los ojos.
Con bastante menos asistentes que años anteriores, los máximos responsables del partido tardaron en dejarse ver por allí. Carlos García, su presidente, no llegó hasta pasadas las once de la noche, y poco después lo hacía el número 2 y cabeza de lista al Senado, Juan Pablo Martín, ambos después de cumplir con sus obligaciones en sus respectivas localidades.
Allí se encontraron con Alicia García, candidata al Congreso, y Patricia Rodríguez, al Senado, que  llegaron antes para presenciar en directo un recuento que no les dejó casi ninguna noticia positiva.
Cuando con el 50,36 por ciento escrutado en la provincia de Ávila lo que era un 2-1 (PP-PSOE) en el reparto de escaños al Congreso pasó a un 1-1-1 (PP-PSOE-Cs), el desánimo cundió entre los presentes. Desde 1989 no sucedía tal cosa en Ávila. Desde entonces siempre el PP tuvo dos representantes que ayer se cayeron, símbolo de lo que sucedió a nivel nacional con esta formación. «Este batacazo tiene que servirnos para darnos cuenta de que ahora mismo estamos desconectados con la sociedad», comentaban un cargo del partido. «A  veces viene bien un resultado como este para empezar de cero», resumía una mujer vinculada al partido desde hace mucho tiempo.
Solo la visita del candidato de Unidas Podemos al Congreso,Carlos Martín, que pasó a saludar a la candidata Alicia García e improvisó una rueda de prensa en ese escenario, levantó alguna sonrisa, que se tornaron en abrazos, que parecían de consuelo, en la llegada de Carlos García, que se reunió con sus más estrechos colaboradores para analizar el mensaje a enviar después de tal reparto de escaños.
Ytardaron en prepararlo. Pasaban diez minutos de las doce de la noche, era ya 29 de abril, cuando Carlos García se dirigía a los allí presentes para autoanimarse diciendo que «la gran mayoría de los abulenses han vuelto a confiar en el Partido Popular», pero para reconocer rápidamente que «no es una buena noche».
El presidente delPP dijo que su partido había captado «nítida y claramente el mensaje» con estos resultados, pero luego achacó casi exclusivamente a la «fragmentación del voto del centro derecha» el mal resultado de su partido, «los datos son concretos, y en este caso queda claro que los votos se han ido a Vox y Ciudadanos, y finalmente al que han beneficiado ha sido a Pedro Sánchez».
García felicitó al PSOE y a Ciudadanos por haber obtenido representación por Ávila en el parlamento nacional, y anunció la intención, como ya avanzó Juan PabloMartín durante la campaña, de buscar «puntos de encuentro y pactos» con estos partidos que beneficien a los abulenses».
Ante un auditorio en silencio, el presidente del PP quiso terminar mandando un mensaje de ánimo a los suyos, pensando en que «dentro de un mes tenemos una cita muy importante con las elecciones municipales, en las que estoy convencido que estaremos hablando de otros resultados».
«Debemos seguir trabajando sabiendo que este resultado nos debe servir para motivarnos y mirar al futuro con el objetivo de trabajar en favor de Ávila y de los abulenses», afirmó García, quien mostró el «apoyo y confianza» del PP de Ávila en «nuestro presidente nacional,Pablo Casado» en un escenario de «cambio de tendencia política a nivel nacional de la que Ávila se escapa gracias a la labor del Partido Popular, pero que no es suficiente».