Gobierno y PP se acusan de usar a "los muertos" como política

EFE
-

Carmen Calvo y Cayetana Álvarez de Toledo protagonizan un cruce de incriminaciones donde los populares atribuyen al Ejecutivo un intento de ocultar la cifra total de fallecidos por "conveniencia política inhumana"

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo - Foto: J.J. Guillén

El Gobierno y el PP se han acusado este miércoles de usar "los muertos" por coronavirus como argumento político. Mientras la vicepresidenta Carmen Calvo ha reprochado a los populares que antepongan este criterio a la búsqueda de acuerdos, los de Pablo Casado han reprobado que el homenaje a las víctimas sea "en realidad" al propio Ejecutivo.

El cruce de acusaciones se ha producido en esta pregunta-respuesta que han protagonizado en el Congreso la vicepresidenta primera y la portavoz parlamentaria del PP, Cayetana Álvarez de Toledo.

Sus reproches mutuos han dejado en segundo plano el intercambio de apelaciones al consenso y de críticas que una semana más se han lanzado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de los populares.

El supuesto uso de las cifras de muertes por COVID-19 que ha sido el eje de las intervenciones de Carmen Calvo y de Cayetana Álvarez de Toledo.

La portavoz de los populares en el Congreso ha asegurado que el acto organizado por el Gobierno para el 16 de julio en Madrid, al que acudirán el rey y autoridades internacionales, es ante todo "un homenaje a sí mismos".

Según su versión, el número de fallecimientos puede que esté más cerca de los 45.000 a tenor de las estimaciones de algunos organismos, así que ese "homenaje al enfermo desconocido" lleva camino de parecerse a un acto "parcial y mutilado", pensado para el "60 por ciento de las víctimas", ha dicho.

Em opinión de Álvarez de Toledo, hay un desfase de 13.000 muertes "en el limbo" o, parafraseando al "doctor -Fernando- Simón", "por ahí". "Es un abismo moral", ha apostillado antes de acusar al Gobierno de ocultarse tras una "conveniencia política inhumana".

En las apelaciones al consenso, en las declaraciones a favor de acuerdos que cimenten las reconstrucción, Calvo no ve a Álvarez de Toledo, según sus palabras. "Usted ha elegido hacer política con los muertos".

Detrás de esta estrategia de "imputaciones constantes" al Ejecutivo respira, ha dicho, la negación del propio Ejecutivo. Es eso lo que late en las acusaciones de Álvarez de Toledo, al parecer de la vicepresidenta: El rechazo a lo que sucedió en el Congreso el día de la investidura de Pedro Sánchez.