El levantamiento de la emergencia por sequía, a la vista

I.Camarero Jiménez
-

Las borrascas dejan los pantanos abulenses al 48,3% de su capacidad, tal y como informó el alcalde de la ciudad, Jesús Manuel Sánchez Cabrera

La declaración de “emergencia por sequía” se mantiene - Foto: David Castro

Las dos borrascas que han pasado por España a finales de la semana pasada, esto es Elsa y Fabián, han tenido su repercusión «positiva» en los embalses abulenses.  Las lluvias que han dejado a su paso, de hecho han permitido que las reservas ronden ya el 50% entre los tres pantanos, un 48,3% para ser exactos. 
Un incremento en los últimos días tan importante que hace que el Ayuntamiento se plantee ya retirar la situación de emergencia por sequía extrema, tal y como manifestaba el alcalde de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera. 
«De hecho lo valoraremos en los próximos días con los servicios técnicos para levantar esa situación y cambiar ya el ritmo de la ciudad». Mucho pesará en esta decisión las previsiones que haya de cara a los próximos meses en lo que a precipitaciones se refiere, pero el caso es que se tome la decisión que se tome «todo debe de ser con prudencia, con un consumo razonable y responsable del agua de manera que aprovechemos hasta la última gota», alegaba el regidor. Era él precisamente quien ponía cifras a las reservas de los embalses y cuantificaba que en el caso de Fuentes Claras que «ya estaba al 100% se mantiene lleno porque todo el agua que ha bajado por el río Adaja ha saltado a la presa y está en Cogotas; también tenemos una fuerte subida en Serones, hasta el 46,7% y n el caso de Becerril también ha subido y está al 19,5%».
«Vamos recobrando la normalidad puesto que el año pasado por estas mismas fechas estábamos al 53% y ahora, rondando el 50%». Ahora bien, aconsejaba «no debemos levantar el pie» porque las medidas puestas en marcha han tenido sus resultados «y hay que mantenerlas porque el agua es un bien muy escaso en nuestra ciudad y hay que controlarlo y hacer una buena gestión como la que hemos hecho en los últimos meses». 
De hecho preguntado por un deseo para el año próximo -dado que las declaraciones las realizó en un desayuno de Navidad con medios de comunicación- el regidor lo tenía claro: «Pido agua porque hemos pasado por una situación muy difícil». 
Y es que recordaba que «estuvimos a punto de tomar la decisión de tener que cortar el agua» por esa escasez y «al final no se tuvo que llevar a cabo gracias a la gestión del servicio de aguas, que fue muy buena y muy eficaz». 
Una afirmación que justificó a través de las decisiones materializadas en actuaciones tales como el sondeo de El Soto, las infraestructuras hidráulicas necesarias para conectar ese sondeo con la red de abastecimiento de la ciudad, la solicitud a la Confederación que les fue concedida para el cambio del punto de vertido de la EDAR y que fue concedido, algo que Sánchez Cabrera quiso agradecer públicamente al organismo de cuenca; la decisión de comenzar a tomar agua reciclada desde Fuentes Claras «que además los abulenses lo hemos hecho con total normalidad».