Álvaro Morales, directo al green

A.S.G.
-
Álvaro Morales, directo al green - Foto: Belén González

A sus 17 años Álvaro Morales es una firme promesa del golf español. Desde la Blume y con el Europeo en el punto de mira, busca el salto a Estados Unidos para ser profesional

Apunten el nombre de Álvaro Morales. Añádanlo a la lista de Marta Muñoz, Paula Arias, Daniel Rincón, Andrea Jiménez, Andrea Rodríguez, los hermanos Palop, a Juan Carlos y Álex Gama... Porque si en los deportes de equipo Ávila anda últimamente algo huérfana de alegrías, no ocurre lo mismo en los deportes individuales, que en los últimos años están deparando las mejores noticias. Y empujan fuerte los jóvenes. Porque Álvaro Morales, a sus 17 años, es una de las más firmes promesas del golf español. Su paso por el British Open Sub’18, disputado el pasado verano en Irlanda del Norte, es una buena muestra. No fue su mejor campeonato, pero la experiencia ya fue un éxito para un joven que en este 2018 recién culminado se ha proclamado campeón de Castilla y León Juvenil, logro el cuarto puesto en el Internacional de España, finalizó en el top-15 en el Campeonato de España o en el que se hizo con el Campeonato de Madrid Sub’25 superando a jugadores con una mayor trayectoria y experiencia que él.Que fuera admitido en la Escuela Nacional Blume en el comienzo del curso 2018 lo dice todo. En la RealFederaciónEspañola de Golf están muy atentos a sus progresos.
Lo conocen a la perfección en Naturávila, su hábitat natural. No sólo saben que es un buen jugador, «sino que tiene la cabeza muy bien amueblada», señala Juan Morato, director deportivo de Naturávila. A veces tan importante es lo uno como lo otro. «Está caminando paso a paso» destaca Morato, que desde hace tiempo lleva viendo a Morales, uno de esos deportistas que llevan el deporte en la sangre. «Empecé con 5 años» señala el joven jugador. Su padre y su hermano eran habituales de este deporte. Poco a poco «me animé, me lo fui tomando en serio». Paso a paso y seguido muy de cerca por la FederaciónEspañola de Golf, que sabía que entre sus manos tenía una más que interesante promesa. Su hándicap, «plus dos», o lo que es lo mismo, «estoy entre los diez primeros de España» en su categoría.
Ha sido un 2018 para demostrar su nivel.Por delante ya mira al 2019 con ambición. No sólo es la posición en el ranking. Es mucho más. «Se va a jugar el Campeonato de Europa Sub’18 y me gustaría entrar. Jugarlo es un sueño». Una oportunidad más allá de lo deportivo.«Me puede abrir puertas». Y la puerta que quiere abrir y derribar es la de Estados Unidos. «Es mi gran objetivo». Porque un buen año puede traducirse en una beca. Le puede ayudar su presencia en la Blume. «Me costó entrar», pero ya está allí, en un programa «de alto rendimiento en el que nos combinan estudios, entrenamientos y torneos».
Una rampa de lanzamiento hacia Estado Unidos porque aquí, en España, es consciente de que las oportunidades «no son muchas». En norteamérica «hay muchos torneos para jugar y a nivel profesional hay más oportunidades». Su salto desde amateur aún deberá esperar. «La mayoría de los jugadores saltan a profesionales cuando acaban la universidad y a mí me gustaría intentarlo».
Para ello aún tiene trabajo por delante. «Ahora entreno seis días a la semana como mínimo. A veces todos los días». Pero no es todo golf. A sus 17 años «también hay tiempo para quedar con los amigos» señala Álvaro, que se fija en el español Jon Rahm, «que está haciendo unas cosas impresionantes y logrando retos impensables» o el norirlandes Rory McIlroy. Siempre es bueno tener un buen espejo al que mirarse.
Para alcanzar su sueño seguirá pisando el césped de Naturávila. «Te hace ser muy buen jugador».Campo largo, lleno de trampas y el apoyo de un club, Naturávila, «que está haciendo que cada vez haya más gente joven y niños en este deporte».