Diocesanos y Cebrereña, motivos para sonreír

A.S.G.
-

Los colegiales, líderes, y los culturalistas, cuartos, se marchan al parón navideño con la Tercera a la vista. Momento complicado en un Atlético Candeleda cuyo futuro pasa por el regreso de la competición en enero

Diocesanos y Cebrereña, motivos para sonreír

La Regional de Aficionados se marchó de vacaciones y lo hizo con una sonrisa de oreja a oreja para un Colegios Diocesanos UCAV que empieza a ver el sol en una categoría en la que se ha propuesto ser equipo de ascenso. A la cuarta puede ir la vencida. Queda mucho por delante, y la prudencia manda entre los de José Alberto Fernández Somoza, pero de momento los pasos se están cumpliendo, y con creces, en un equipo que se había marcado llegar al parón navideño allí donde se pelea por el ascenso a Tercera División pero que se comerá el turrón y las uvas desde lo más alto. Podían haberlo hecho antes, pero esta vez los colegiales no perdonaron la oportunidad. Fallaron el Unami y el Uxama pero no los abulenses para ser campeones de invierno a una jornada, además, de cerrar la primera vuelta.Eso ya será en un 2020 –11 de enero ante el Villarcayo– en el que empezar a mirar con fuerza al objetivo de la Tercera División.
Sonríen los colegiales y tienen motivos más que suficientes para estar satisfechos en El Mancho Ángel Sastre. Porque la CulturalDeportiva Cebrereña que dirige desde el banquillo Pepe García y desde el césped con mano de hierro David Terleira, pichichi de la Regional con 16 goles, llega a las vacaciones en cuarta posición (32), a tres puntos de la segunda plaza que ocupa el Sporting Uxama (35) y a dos de la tercera del Unami (34). Y todo ello con un partido pendiente en su casillero ante el Villamuriel (26 de enero), comodín para hacer los cálculos que digan que, en el momento clave, el equipo cebrereño estará dispuesto a pelear por el regreso, un año después, al Grupo VIII de Tercera División.
Queda mucha pelea por delante para ambos, que nadie se engañe. No es la Regional de Aficionados, y menos ésta, una categoría sencilla en la que relajarse. Pero mejor ver la pelea desde arriba.Pelea muy diferente para un Atlético Candeleda al que la última jornada del año no le dejó un buen sabor de boca.El partido ante el Internacional Vista Alegre, rival directo en la pelea por lograr la permanencia, era clave.La derrota (0-2) deja a los de El Llano en una complicada tesitura a ocho puntos de la salvación. Dura misión, pero no imposible, para los de Miguel Ángel Araujo, que necesitan de una reacción urgente.El reinicio de competición puede ser determinante en lo que pueda pasar.