Condenados por la caza ilegal de un lobo en Ávila

Mayte Rodríguez
-

Ecologistas en Acción, que ejerció la acusación particular, considera que es "una sentencia histórica" por ser "la primera condenatoria por la caza ilegal de un lobo en España"

Condenados por la caza ilegal de un lobo en Ávila - Foto: Isabel García

El Juzgado de lo Penal de Ávila ha condenado por la comisión de un delito contra la fauna a los dos hombres acusados de cazar ilegalmente a un lobo -especie protegida- durante una montería celebrada en noviembre de 2015 en una finca de Tornadizos. El juez, que aprecia la atenuante de dilaciones indebidas, les ha impuesto una multa de 24.000 euros a cada uno de ellos, quienes además deberán indemnizar de manera conjunta a la Junta de Castilla y León con más de 9.200 euros, importe en el que fue tasado el ejemplar abatido, así como el pago de las costas procesales. La condena incluye la prohibición de cazar durante tres años para ambos y a uno de ellos, además, se le imponen seis meses de prisión por tenencia ilícita de armas en el momento en que sucedieron los hechos. 

El juez aprecia la intención de los acusados de encubrirse mutuamente. "Fue un contenido exculpatorio, de autoencumbrimiento y de encubrimiento mutuo, vislumbrándose una intencionalidad de no incriminación entre ellos. Contenido que, a mayor abundamiento, fue parco o falto en detalles, de cómo se desarrolló el día de autos el acontecimiento de la montería-cacería que se organizó", apunta el fallo. Pese a ello, el titular del Juzgado de lo Penal considera que de las declaraciones de testigos y peritos, así como del análisis de la prueba documental, que incluía fotografías del lobo abatido, se puede concluir que los acusados cometieron un delito contra la fauna al disparar y matar un ejemplar de esa protegida. Y aunque el juez admite que las pruebas son de carácter "indiciario, indirecto o circunstancial", su peso es suficiente para fundamentar una sentencia condenatoria. 

No obstante, el fallo puede ser recurrido ante la Audiencia Provincial de Ávila. 

Como parte de la acusación particular, Ecologistas en Acción considera que es una «sentencia histórica» por ser «la primera condenatoria por la caza ilegal de un lobo en España». Y la organización ecologista espera que el fallo «sirva de motivación para perseguir este tipo de casos y comience a salir a la luz la grave situación de furtivismo que vive la especie».
Pese a que la Fiscalía de Ávila no ejerció la acusación pública, la acusación particular fue ejercida por tres colectivos -Ecologistas en Acción, Anadel y Lobo Marley- que finalmente han logrado una «sentencia condenatoria ejemplar», señala el primero.