La aprobación de los Presupuestos amenaza la legislatura

SPC
-
La aprobación de los Presupuestos amenaza la legislatura - Foto: Mariscal

La ministra de Hacienda asegura que el presidente adelantará las elecciones a este año si el Congreso no da el visto bueno a las Cuentas, aunque Ábalos insiste en no vincular ambas cosas

«O Presupuestos o elecciones». La frase, de marzo de 2018, fue pronunciada por Pedro Sánchez en una rueda de prensa en Ferraz, en entrevistas radiofónicas y televisivas e, incluso, apareció en el twitter personal del por entonces secretario general del PSOE. En esa red social ampliaba la lista de opciones que tenía sobre la mesa Mariano Rajoy -presidente del Gobierno en aquella época- añadiendo la moción de confianza. Aquella batalla contra unas Cuentas «ideológicas y antisociales», que los socialistas enmendaron en su totalidad, se convirtió en ese momento en el eje de la oposición del madrileño, que trataba de arrinconar a un Ejecutivo popular al que le faltaban apoyos en el Congreso para aprobar su proyecto. Un respaldo que, finalmente, Rajoy consiguió.
Diez meses después, quien no tiene garantizado el sí a sus Cuentas en la Cámara es el propio Pedro Sánchez, al que ahora le persigue aquella campaña -«o Presupuestos o elecciones»-. A pesar de haber defendido que podía gobernar con las cifras prorrogadas del PP a base de aplicar sus políticas sociales a través de reales decretos, lo cierto es que el Ejecutivo ya no está tan convencido de que esa sea la mejor solución en caso de que el Congreso tumbe su proyecto más importante. Así, las urnas planean sobre un Gabinete que apenas cuenta con 84 diputados socialistas en el Hemiciclo y que necesita acuerdos con varios grupos para sumar la mayoría de 176 escaños. El apoyo de Unidos Podemos, PNV, Bildu y Nueva Canarias parece casi asegurado, pero, ahora mismo, la posición de ERC y PDeCAT (que juntos suman 17 diputados) sigue siendo una incógnita, aunque de puertas afuera mantienen su no y vinculan su cambio de postura a una posible negociación sobre Cataluña.
«Mi impresión es que el presidente va a cumplir lo que dijo: estableció que si no había Presupuestos habría elecciones en 2019», señaló ayer la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que aclaró, no obstante, que la última palabra de una decisión «estratégica e importante» correspondía al propio Sánchez. Este último punto fue subrayado también por la titular de la cartera de Defensa, Margarita Robles, que no quiso mojarse sobre un posible adelanto de los comicios: «Convocar elecciones es una facultad que solo y exclusivamente corresponde al presidente del Gobierno (aparece reflejada en el artículo 115 de la Constitución). Por tanto, será él quien tendrá que decir lo que hace».
«pelearlos». Para apagar el pequeño incendio provocado, sobre todo, por las palabras de Montero, apareció pocas horas después el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que subrayó que no hay que vincular la convocatoria anticipada de elecciones generales con la aprobación o no de las Cuentas Públicas porque «sería restar importancia a los Presupuestos y a las ganas de pelearlos».
«Fijar la fecha de los comicios es un prerrogativa que tiene el presidente del Gobierno, pero consideramos que estas Cuentas son la oportunidad que tiene el Gobierno de activar un proyecto político», insistió el también secretario de Organización del PSOE.