García fija el empleo como el camino para la inserción

SPC
-
La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, visita las instalaciones ampliadas del centro de la Asociación de Familiares y Personas con Enfermedad Mental en Salamanca, AFEMC. - Foto: Ical

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades destacó en Salamanca que 2.000 discapacitados encontraron trabajo en 2017 a través de los itinerarios personalizados de inserción puesto en marcha por la Junta

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, fijó en el empleo el camino a la inserción de las personas con discapacidad. En concreto, subrayó que 2.000 discapacitados encontraron trabajo en 2017 -último periodo del que se disponen datos actualizados- gracias a los itinerarios personalizados de inserción a los que la Junta destina al año algo más de 4,5 millones de euros. De esos 2.000 contratos nuevos, 740 fueron para personas con enfermedad mental, como informa Ical.

García expresó esta consideración en su visita a la ampliación de las instalaciones de la Asociación de Familiares y Personas con Enfermedad Mental de Salamanca. En este sentido, la consejera recordó que, en 2016, el Gobierno autonómicol aprobó las directrices de un nuevo modelo integrado de atención a las personas con enfermedad mental basado en más recursos y a través del cual se persigue que los afectados por una discapacidad puedan acceder a la normalización de su situación a través de la inclusión y el empleo.

En 2018, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades destinó como parte del modelo más de 6,2 millones de euros a la Federación de Salud Mental de Castilla y León, de los que cerca de medio millón corresponde a Salud Mental de Salamanca. Además, la Junta incrementó el pasado año la financiación a las entidades, un 2,5 por ciento en las subvenciones y otro 2,5 por ciento en los conciertos.

En Castilla y León casi 29.000 personas padecen alguna discapacidad. Según explicó la consejera, 4.000 personas fueron atendidas a través de dicho modelo en 2017. Además, destacó que las personas con enfermedad mental constituyen el colectivo con el que más resultado está consiguiendo en lo que respecta a la inserción laboral a través de los itinerarios de inserción de la Junta.

El modelo también tiene en cuenta la ampliación de los recursos disponibles. Así, en la actualidad Castilla y León cuenta con seis residencias con 241 plazas y 21 centros de día con cerca de 900 plazas, viviendas supervisadas con 344 plazas. A todo esto se suman los 30 equipos de promoción de la autonomía personal (EPAP), que cuentan con 76 profesionales que en 2018 atendieron a 1.638 personas, 714 de los cuales con enfermedad mental.