Recuperada una colonia de cernícalo primilla en el Campo Azálvaro

diariodeavila.es
-

Se han instalado 21 nidales que afianzan la presencia de estas aves en la comarca

Recuperada una colonia de cernícalo primilla en el Campo Azálvaro

El Colectivo Azálvaro ha llevado a cabo diferentes actuaciones enfocadas a «afianzar la colonia» de cernícalo primilla del Campo Azálvaro, sobre todo «con la colocación de nidales», lo que permitirá afianzar y recuperar la presencia de estas aves en la zona, informan desde el mismo.
«La principal razón» que movió a esta asociación naturalista fue «la esperanza de restituir una colonia de cernícalo primilla, pequeño halcón amenazado a escala mundial de especial interés por las características físicas (zona de pastizales de montaña) y la altitud del enclave en el que se encuentra», señala. Para ello, la colonia  ha sido seguida durante años por Juan Antonio Fargallo, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales CSIC constatando la presencia en temporadas pasadas de más de una quincena de parejas. Sin embargo, «el deterioro de la infraestructura que albergaba la colonia, junto a la depredación, la ha conducido casi a su desaparición», de ahí que un equipo de naturalistas en el que figuraban miembros del Colectivo Azálvaro  han procedido a la instalación de 21 nidales tipo tinaja para favorecer la presencia de la especie creando un sustrato de nidificación seguro», apuntan.
La citada asociación agradece la colaboración de los propietarios de la infraestructura,  «sin la cual habría sido imposible favorecer la recuperación de esta colonia tan singular», ya que estas actuaciones de conservación permitirán incrementar la investigación, la educación ambiental y conservar los valores paisajísticos y biodiversos del espacio singular que constituye el Campo Azálvaro.
«El cernícalo primilla ha estado ligado históricamente a los caseríos ubicados en la comarca de Campo Azálvaro, en cuyos tejados y aleros hacían sus nidos», señalan desde el colectivo naturalista. Sin embargo, «el deterioro provocado por el paso del tiempo y el olvido de muchos de estos edificios  ha hecho que poco a poco la especie desaparezca en muchos de ellos, por lo que se procedió a intervenir para afianzar la colonia con la colocación de nidales».
Estos pastizales naturales y las prácticas agrícolas, hoy en desuso, y de su aprovechamiento silvopastoral tradicional, que ha soportado históricamente este valle, sumado a su variabilidad climática como elemento predominante, ha favorecido la creación de una variada y valiosa comunidad de avifauna ligadas a este pastizal, lo que ha determinado su designación y clasificación con figuras de protección a nivel estatal e inter-estatal. Esta riqueza ornítica fue la que impulso su designación como ‘Zona de Especial Protección
para las Aves’ de Castilla y León, (ZEPAs), bajo la denominación de “Campo Azálvaro-Pinares de Peguerinos, incluida en la Red Natura 2000. «Se trata de una zona de alimentación para una rica comunidad de aves rapaces a lo largo de todo el año» en la que se han observado hasta 20 especies diferentes, algunas de las cuales nidifican en el espacio protegido y sus alrededores, destacando el águila imperial ibérica y el buitre negro.