Una tabla de salvación

B.M
-

Faema ha podido contar en este tiempo con vehículo isotermo, con subvención de la Junta, que posibilitó potenciar el servicio de ayuda a domicilio y mantener el empleo en un momento difícil

Una tabla de salvación

Con el apoyo de una subvención de la Junta de Castilla y León, Faema ha podido contar durante este tiempo de crisis sanitaria con un vehículo isotermo con el que ha potenciado el servicio de comida a domicilio y facilitado el mantenimiento del empleo en un momento especialmente difícil.

Según explicó la directora general de esta asociación que trabaja en el entorno de la salud mental, Inmaculada Pose, el vehículo ha sido una tabla de salvación para el centro especial de empleo después de que el restaurante tuviera que cerrar por las medidas de confinamiento. De esta forma, durante este tiempo se han repartido una media de cien comidas diarias de lunes a viernes y ahora se ha abierto los fines de semana y se atienden encargos.

La presentación del vehículo, que supuso una inversión de casi 32.000 euros con una subvención de la Junta de 19.000, sirvió también para dar a conocer la nueva imagen de marca del centro de día 'El Cobijo' de Faema, que es precisamente desde donde se organiza habitualmente el servicio de restaurante y catering. La nueva marca es un trabajo del diseñador Ricardo Muñoz, desde RMESTUDIOS, que se centra en un logotipo, la imagen de marca de un dinosaurio teniendo en cuenta que se dirigen a un público infantil, un tenedor con comida y un mantel a cuadros.

El delegado territorial de la Junta, José Francisco Hernández, destacó durante la presentación cómo se ha conseguido "caminar de forma coordinada y ayudarnos" en este tiempo y el trabajo que se ha hecho para mantener empleo, con el apoyo que da la institución regional a los centros especiales de empleo.

Durante la pandemia el centro ha llevado a cabo una serie de adaptaciones y ahora ya está en plena desescalada, con los cambios que se han hecho en las instalaciones, en el servicio de transporte y el comedor.

Todo ello para no olvidar que el principal objetivo que tiene Faema es la creación de empleo estable para las personas con discapacidad, para lo cual cuentan con el centro especial de empleo y su  plantilla de 22 trabajadores. Sin embargo, se han tenido que enfrentar a momentos difíciles en los últimos meses, por lo que Inmaculada Pose quiso agradecer el apoyo de la Junta de Castilla y León en la donación de equipos de protección. En este sentido se refirió a las nuevas subvenciones con motivo de la covid-19 para frontar la compra de los equipos y que está pendiente de resolver.

En este interés por el empleo, Faema desarrolló un restaurante inclusivo por el que pasaban semanalmente una media de cien niños hasta marzo de este año. Esto le llevó a convertirse en un lugar habitual para celebraciones de cumpleaños y  comuniones, cuyas reservas se tuvieron que cancelar por la pandemia.