Establecer rutinas ayuda a los niños a llevar la cuarentena

E.Carretero
-

El profesor de Psicología de la UCAV César Antona ofreció algunas claves para ayudar a los más pequeños

Establecer rutinas ayuda a los niños a llevar la cuarentena

Cómo podemos ayudar a los niños a llevar el confinamiento y evitar que esta cuarentena social afecte al desarrollo de los más pequeños. Esta es la pregunta a la que este miércoles intentó responder César Antona, profesor doctor en el Grado de Psicología de la UCAV, a través de una charla dirigida a  padres.
«Hacer de la necesidad, virtud» es el primer consejo que este profesional ha dado a lo progenitores a quienes ha recordado que hay que convertir este momento en una oportunidad para hacer diferentes actividades: enseñarlos a pensar, a tomar decisiones, analizar sus valores, enseñarlos a ser tolerantes e incluso aprovechar este tiempo para aprender idiomas u otro tipo de materias con juegos.
La segunda idea en la que el profesor del Grado de Psicología de la UCAV ha ahondado es en la comunicación de padres e hijos, afirmando que «es fundamental transmitir tranquilidad» e invitando incluso a propiciar momentos de comunicación similares, por ejemplo, a las asambleas que los niños realizan en clase.
Establecer y clarificar las cosas que son importantes para que así se pueda dedicar tiempo a lo esencial y con el fin de no perder tiempo es otro de los consejos de este experto que apuesta por «establecer rutinas y hábitos de la misma manera que si los menores continuaran en los colegios o guarderías, y cambiar de actividades para evitar que se cansen rápido de éstas».
Y para evitar que las tareas se conviertan en un lastre apunta Antona  que puede ser muy útil dividirlas en pasos e ir realizándolas poco a poco ya que «sentimos que la tarea es más fácil cuando ya hemos dado el primer paso». Otra de las cuestiones fundamentales para ayudar a los pequeños, según el profesor de la UCAV, puede ser la creación de feedback, es decir, «retroalimentar la comunicación con ellos» para lo que es  «fundamental resaltar los aspectos positivos, incluso si son evidentes». En cuanto a los aspectos negativos, Antona recomienda «explicarlos con un lenguaje claro y específico pero en todo caso, empezar y finalizar la actividad de forma positiva".
Apoyarse en las tecnologías, «muy útiles si se usan bien», y repartir por turnos los momentos en los que el adulto esté con los pequeños cuando ambos progenitores trabajan puede resultar muy útil asegura Antona que también aconseja «reforzar la atención» en los niños para que «se sientan protagonistas».