"La crisis del COVID-19 nos encontró muy bien preparados"

B.M
-

La rectora María del Rosario Sáez Yuguero es la cabeza visible de la Universidad Católica de Ávila, centro que tiene que afrontar estos días la educación desde una identidad católica y de compromiso social ahora adaptada a una crisis sanitaria

"La crisis del COVID-19 nos encontró muy bien preparados" - Foto: Isabel García

Las instituciones educativas, y entre ellas las universidades, se han tenido que adaptar a la nueva situación provocada por el COVID-19. Esto ha llevado a que la educación a distancia cobre un especial protagonismo, lo que en el caso de la Universidad Católica de Ávila (UCAV) se ha podido hacer aprovechando la experiencia de diez años en formación on line.
A pesar de ello, se han tenido que hacer adaptaciones y ya se empieza a mirar al nuevo curso, no solo por los nuevos grados y másteres que se impartirán, sino por cómo se puede plantear la enseñanza según la situación sanitaria. Y también la económica, por lo que la UCAV ya prepara un plan de contingencia con ayudas para familias que lo necesiten. 
De ello habla la rectora de la UCAV, María del Rosario Sáez Yuguero, que antes de comenzar la entrevista también quiso manifestar sus «condolencias a todos los abulenses que han perdido a seres queridos en esta dolorosa situación del COVID-19. Mi afecto y oración».
¿Cómo están viviendo desde la universidad toda la situación que repercute en la educación por la crisis sanitaria del coronavirus?
Hasta ahora lo estamos viviendo con una gran normalidad, pues la crisis del COVID-19 nos encontró muy bien preparados gracias a nuestra experiencia en enseñanza on line desde hace diez años.
Todas las actividades de la universidad continúan en línea y prácticamente todos estamos teletrabajando: profesores, personal de administración y servicios y alumnos.
A día de hoy nuestros edificios están cerrados, pero la universidad está abierta y desarrollando toda su actividad, tanto docente como administrativa, pues la secretaría y los demás servicios siguen trabajando desde casa.
Estamos preparados para iniciar el nuevo curso, con la enseñanza bimodal, tanto on line como presencial.
¿Cuáles son las adaptaciones que ha hecho la Universidad Católica de Ávila?
La UCAV había realizado hasta ahora una fuerte apuesta por la educación a distancia, dotando a los alumnos matriculados en esta modalidad de una gran cantidad de recursos para que la formación on line fuera lo más parecida posible y con la misma calidad que la que reciben los alumnos presenciales. Para ello tenemos una plataforma de e-learning a la cual acceden todos los alumnos, profesores y parte del personal de administración y servicios, y en la cual, el alumno aparte de consultar el material docente puede realizar la mayor parte de los trámites con la UCAV. Además de la plataforma, contamos con una herramienta de b-learning, que permite al alumno asistir a clase de forma sincrónica desde cualquier lugar, y al profesor impartirla en este momento desde su casa y solamente necesitan unos recursos básicos, consistentes en un ordenador con webcam, micrófono y acceso a internet.
Esta transformación digital previa de la UCAV hizo posible que todas las clases y actividad académica continuaran el 16 de marzo de forma virtual, en los mismos horarios y con las mismas características que se venía haciendo.
La diferencia ha sido que el profesor y los alumnos están en sus respectivas casas. Todos los alumnos pueden participar en tiempo real en las clases y estas quedan grabadas en la plataforma a disposición, para que las vean tantas veces como quieran.
En el caso de enseñanzas presenciales como Enfermería o Fisioterapia, desde el momento en que se decretó el estado de alarma, la UCAV adoptó los mecanismos y las herramientas necesarias para poder trasladar las clases presenciales al entorno virtual, dando acceso a todos los alumnos y profesores al uso de la plataforma virtual, y dotándoles de todo el soporte técnico necesario y el lunes 16 todo funcionó a pleno rendimiento.
Las tutorías grupales o individuales también se hacen utilizando la plataforma, además de que los profesores cuentan con un teléfono móvil con una extensión de forma que los alumnos pueden contactar con ellos llamando al teléfono de la universidad. 
¿Cómo se plantean la finalización del curso en cuanto a clases y a exámenes?
En la UCAV nos hemos propuesto mantener el calendario oficial de clases y hasta ahora lo estamos desarrollando con normalidad, así como prevemos la realización de los exámenes de la convocatoria de junio 2020 en modalidad on line, no presencial. Si la situación actual en cuanto a las medidas restrictivas de la movilidad y prohibición de ocupar espacios por varias personas se extiende hasta el mes de agosto, la universidad mantendrá el sistema de evaluación de los exámenes finales a distancia en la convocatoria extraordinaria de septiembre tal como está previsto para la convocatoria ordinaria de junio. Por supuesto que seremos flexibles y tendremos en consideración alguna excepción por la peculiaridad de alguna titulación, si la hubiere.
En aquellas titulaciones en las que hay defensa de Trabajo fin de Grado (TFG) y Trabajo fin de Máster (TFM), hemos optado por utilizar la plataforma Blackboard Collaborate en una sesión en directo con los profesores que integran el tribunal y el alumno que debe hacer la defensa, observando prácticamente en su totalidad el protocolo de defensa que se venía realizando habitualmente en cuanto a los tiempos y el orden de intervenciones.
¿Cómo se están adaptando los alumnos? ¿Y los profesores?
Tras los primeros días de incertidumbre, sobre todo por la evaluación y finalización del curso, podemos decir que tanto los alumnos como profesores se han adaptado muy bien ante la nueva situación. Aprovecho para agradecer el enorme trabajo que ha supuesto, sobre todo el modificar los criterios de evaluación y el realizar adendas a las guías docentes para facilitar la mayor transparencia e información a los alumnos y Agencia de Calidad. También hemos explorado la situación de los alumnos en cuanto a falta de recursos tecnológicos, y reforzado nuestro servicio de soporte y ayuda para solucionar todas las contingencias sobrevenidas.
¿Cómo se ha gestionado la parte de las prácticas?
Desde el inicio de la crisis esta fue una preocupación importante y hemos estado trabajando con los documentos emanados del Ministerio, CRUE, Consejería de Educación, Agencia de Calidad (ACSUCYL) y Conferencias de Decanos.
Hemos considerado si la titulación era habilitante para el ejercicio de una profesión regulada y en estos casos, los requerimientos han sido mucho más restrictivos a la hora de valorar la idoneidad de los alumnos en la consecución de los resultados de aprendizaje correspondientes. 
Especial interés hemos tenido con las titulaciones del ámbito de la salud y la educación. En este caso, las indicaciones recibidas por parte de las respectivas Conferencias de Decanos, considerando que los criterios adoptados clarificaban la actitud confusa en el cálculo real y más exacto de la formación práctica recibida.
Para los estudiantes que se encuentren en cursos que no supongan una finalización de la carrera, en caso de no poder recuperar la posibilidad de realizar prácticas una vez levantadas las medidas del confinamiento, se aplazarán al próximo curso.
En el caso de estudiantes de último curso que están matriculados en títulos de grado y postgrado, hemos mantenido el criterio general del 50% de prácticas realizadas. Ciertamente, desde la responsabilidad social y académica que tenemos y el esfuerzo que nos toca hacer en la resolución de esta crisis, hemos observado las recomendaciones que permitían, por un lado, diseñar una alternativa mediante la elaboración de un plan de actividades equivalentes coherentes con el programa de la materia con el fin de aproximarse en la medida de lo posible a las competencias y que, sin duda, va a requerir un mayor esfuerzo de diseño y realización por parte de profesorado y alumnado; o también, según otras titulaciones, concretar el tiempo que falta en la realización de las prácticas, y recuperarlas con carácter intensivo y concentrado temporalmente en cuanto la situación sanitaria lo permita y siempre dentro de este año 2020, teniendo en cuenta no sobrepasar el mes de septiembre u octubre para ello.
¿En qué medida les ha ayudado el hecho de tener una importante experiencia en la formación on line?
La experiencia previa ha sido la clave del éxito en esta situación.  La Universidad Católica de Ávila lleva desarrollando docencia on line desde 2009, lo que ha conllevado una progresiva transformación de sus sistemas de enseñanza. Al inicio del curso 2019-2020 contaba con numerosas titulaciones a distancia y semipresenciales, tanto grados oficiales, másteres oficiales, así como títulos propios. La estrategia para seguir ha sido la de facilitar al alumnado de las distintas modalidades (presencial y a distancia) el mismo acceso a los recursos, desde materiales docentes que pueden descargarse o consultar en la plataforma, hasta participar en una clase que se estuviera impartiendo presencialmente en las instalaciones de la universidad.
Creo que somos una de las pocas universidades que estábamos impartiendo enseñanza de una misma titulación en forma presencial y online, y esto ha supuesto una enorme ventaja respecto a otras instituciones.
¿Los cambios en la EBAU puede afectar al acceso de los alumnos a la universidad?
Todo dependerá de la normalidad con la que se desarrolle la EBAU. Me consta que los alumnos están estudiando y preparándose bien y en principio no tendría por qué afectarles.
¿Qué planteamientos se hace la universidad de cara al inicio del próximo curso?
Desde la UCAV seguimos trabajando para iniciar el nuevo curso en septiembre con normalidad y estamos elaborando un plan de contingencia con ayudas y descuentos para ayudar a aquellos alumnos y familias que se puedan ver afectados por la crisis económica que se nos avecina.
No podemos olvidarnos de nuestra identidad católica y compromiso social, y ahora es el tiempo de ponerlo a prueba. 
Creemos que muchos alumnos vendrán a estudiar con nosotros porque estamos demostrando ser una universidad digital adaptada a situaciones como la que desgraciadamente estamos sufriendo.
¿Cómo cree que afecta toda esta situación en cuanto a la posibilidad de nuevas titulaciones?
Creo que será una oportunidad para implantar nuevas titulaciones necesarias y demandadas en función de los cambios que están acaeciendo en la sociedad.
La UCAV este próximo curso comenzará con la implantación de algunas titulaciones de grado de 180 créditos, el Grado en Políticas de Seguridad y Control de la Criminalidad, el Grado en Bioinformática o el Grado en Ingeniería Electrónica Industrial y Automática y másteres como el de Psicología General Sanitaria o el de Terapia Manual del Sistema Musculoesquelético.
Finalizo la entrevista manifestando mi agradecimiento y felicitación a los alumnos del último curso de Enfermería que se incorporaron al Complejo Hospitalario de Ávila y Segovia, para trabajar y ayudar en la crisis del COVID-19 y que según nos han informado desde el Hospital y la Dirección de Enfermería, «al ver la necesidad que había y necesitaban nuestros pacientes de sus cuidados, han dado un testimonio admirable de profesionalidad, solidaridad y de valores humanos y espirituales tan necesarios en estos momentos».
Este testimonio es el mejor premio o reconocimiento que puede tener la UCAV, nuestra universidad, que se dedica a formar los mejores profesionales y excelentes personas según los valores del humanismo cristiano.