La Junta propone plataformas web para compartir coche

SPC
-
Carril bici en Soria. - Foto: Eugenio Gutiérrez Mar

El documento para mejorar la calidad del aire incluye 28 medidas y está sometido a información pública durante los próximos 30 días. Además también contempla actuaciones que ofrezcan mayor y mejor información a los ciudadanos.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de la Dirección General de Calidad y Sostenibilidad Ambiental, ha sacado a información pública durante 30 días el borrador de la Estrategia para la Mejora de la Calidad del Aire de Castilla y León. El borrador de este documento consta de 28 medidas, entre las que se contempla la creación de plataformas web para compartir coche o la reducción de la velocidad en las ciudades a 30 kilómetros por hora. Igualmente se recoge la necesidad de una mayor información a la población en relación a esta materia y actuaciones concretas por sectores, en especial en la industria, el transporte, el sector residencial-comercial-institucional y el agrícola y ganadero, como informa Ical.

Estas medidas están diseñadas para mejorar la calidad del aire y reducir la contaminación atmosférica. Algunas de ellas tienen un objetivo a medio y largo plazo con el fin de fijar y asegurar un mayor control de las fuentes emisoras, en especial en el caso de las fuentes contaminantes precursoras del ozono, que constituye el problema más importante en Castilla y León, y que tiene soluciones “más complejas”, recoge el documento. Otras medidas están pensadas más a corto plazo para mejorar el sistema de información pública y de alerta a la población.

La Estrategia de Calidad del Aire de Castilla y León presenta un horizonte temporal de diez años, establecido en el periodo 2019-2029. En estos años se pretende lograr una serie de metas y objetivos generales que van a guiar y fundamentar las medidas o acciones necesarias para la mejora de la calidad del aire en el conjunto del territorio regional.

Entre las medidas propuestas están, en lo que a medidas de información se refiere, mejorar los datos y canales de información, dar una formación específica de colectivos y sectores clave de la sociedad, diseñar y elaborar un etiquetado de calidad en reducción de la contaminación atmosférica; elaborar recomendaciones relacionadas con la contaminación atmosférica y difusión en redes sociales; y el desarrollo de instrumentos que permitan a los ayuntamientos tomar medidas de prevención de la contaminación.

En el sector industrial se propone el diseño y aplicación de sistemas de control de las emisiones de las industrias con mayores emisiones potenciales; impulsar el uso de energías renovables en el sector industrial; e implantar medidas en el marco de las mejores tecnologías disponibles para la reducción de las emisiones. En el sector residencial, comercial e institucional se plantea el fomento de energías limpias para calefacción; la mejora de la eficiencia energética en comercios, edificios administrativos, pymes y comunidades de propietarios mediante empresas de servicios energéticos; o la puesta en marcha de proyectos piloto de sistemas de información y monitorización de consumos energéticos en edificios emblemáticos o representativos.

Dentro del sector del transporte y la movilidad se plantean sistemas de transporte inteligente en las principales ciudades y a nivel regional; la renovación progresiva de la flota de vehículos en la administración pública por vehículos eléctricos o híbridos enchufables de alta autonomía; una línea de incentivos para la promoción de un parque de vehículos eléctricos o híbridos enchufables de alta autonomía; la creación de una red de aparcamientos disuasorios en los entornos urbanos y otras medidas que fomenten dejar el coche y el uso de transporte alternativo; la creación de áreas de prioridad residencial y zonas de bajas emisiones y reducción del límite de velocidad urbano a 30 kilómetros por hora; el fomento del uso de plataformas web para compartir coche; campañas de información sobre los beneficios de las medidas dirigidas a reducir el tráfico; la gestión sostenible de la distribución urbana de mercancías en el centro de las ciudades; y proyectos piloto sobre movilidad laboral y colegios.

En el ámbito de la agricultura y la ganadería, las medidas propuestas en la Estrategia de Calidad del Aire pasan por la aplicación de buenas prácticas agrícolas; planes de formación específica sobre sostenibilidad y promoción de productos a escala local; proyectos piloto de monitorización para la reducción de emisiones en explotaciones ganaderas y elaboración de un modelo e reducción de emisiones; el fomento de la aplicación de las mejores tecnologías disponibles para la reducción de emisiones de amoniaco y metano en instalaciones ganaderas; o el desarrollo de líneas de incentivos para la ejecución de plantas centralizadas de gestión de excretas ganaderas mediante biodigestión con aprovechamiento energético.

Costes

Dado que se considera difícil de cuantificar el coste de una estrategia de tal amplitud como esta, se ha llevado a cabo una valoración de los costes de implementación de cada medida a partir de cinco categorías según diferentes escalas. En la categoría ‘Muy bajo’ se encuentran aquellas medidas cuyo coste de implantación está entre cero y 15.000 euros; ‘Bajo’ corresponde a medidas cuyo coste de implantación está entre 15.000 y 40.000 euros; ‘Medio’ corresponde a medidas con un coste de implantación entre 40.000 y 200.000 euros; ‘alto’ para medidas cuyo coste de implantación esté entre 200.000 y 750.000 euros y ‘muy alto’ para las medidas con un coste superior a los 750.000 euros y que suelen coincidir con obras de infraestructuras públicas.

También se ha valorado cuantitativamente para cada una de las medidas, la reducción de emisiones derivada de su posible implantación. Para ello, y al igual que en el caso anterior, se han establecido cinco categorías en función del potencial de reducción de las emisiones que supondría su implementación y que oscilan entre el cero por ciento y más del 30 por ciento.