España se desmarca del frenazo de las grandes economías

Europa Press
-
España se desmarca del frenazo de las grandes economías - Foto: ARMANDO BABANI

La OCDE señala que, mientras el conjunto de la zona euro, EEUU, Reino Unido y Japón sufren desacelarión, los indicadores nacionales apuntan a un crecimiento estable

España ha logrado estabilizar su impulso de crecimiento, a pesar de que el ritmo de expansión de la mayoría de las principales economías mundiales continúa debilitándose, según señala la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), advirtiendo de la desaceleración observada en el conjunto de la zona euro, así como en EEUU, Reino Unido y Japón. 
"En España, los indicadores líderes compuestos (CLI) apuntan a un impulso de crecimiento estable", ha indicado un portavoz de la OCDE, a pesar de que la lectura del indicador para España haya registrado un ligero descenso a 99,32 puntos desde los 99,34 del mes anterior. 
El dato, utilizado para anticipar puntos de inflexión de la tendencia de la actividad económica en una periodo de seis a nueve meses, se sitúa así en el caso de España 0,95 puntos por debajo de su lectura de hace un año y registra su nivel más bajo desde septiembre de 2013, después del deterioro registrado por el indicador durante más de un año consecutivo. 
A nivel general, el dato compuesto de los indicadores líderes para el conjunto de las economías de la OCDE se situó en marzo en 98,98 puntos, un descenso de 0,08 puntos respecto de la lectura del mes anterior y compatible con una "pérdida del impulso de crecimiento". 
Entre las grandes economías de la OCDE, el deterioro más acusado del indicador correspondió a Alemania, con la pérdida de 0,25 puntos, hasta los 99,02; EEUU registró un retroceso de 0,15 puntos, hasta 98,79; Italia perdió 0,17 puntos, hasta 99,06 enteros; y Reino Unido vio caer el dato 0,02 puntos, hasta los 98,52, lo que en todos los casos implica una pérdida del impulso de crecimiento económico. 
Por su parte, Francia logró esquivar el frenazo económico y sus indicadores líderes se mantuvieron estables en 99,12 puntos, lo que indica una "estabilización del impulso de crecimiento" de la segunda mayor economía del euro.