El campo muestra cautelas ante las cosecha del cereal

SPC
-

Aunque las condiciones actuales son óptimas, el sector recuerda las heladas o el granizo de otros años

El campo muestra cautelas ante las cosecha del cereal - Foto: Óscar Navarro

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación estima para este año una cosecha cereal superior a los 5,8 millones de toneladas en Castilla y León, lo que supone un incremento del 14,7% respecto a la cosecha del año pasado, que finalmente se quedó estancada en cinco millones de toneladas como consecuencia de la sequía. Sin embargo, desde las organizaciones agrarias apelan a la cautela porque aseveran que todavía hay que superar las inclemencias meteorológicas que puedan darse en los últimos días del mes de abril y todo el mes de mayo antes de lanzar las campanas al vuelo.
Según estas previsiones, la superficie sembrada de cereal alcanzará este año 1,8 millones de hectáreas, lo que supondrá un 0,9% más que el año pasado, aunque las benignas condiciones climatológicas registradas hasta el momento hacen ser optimistas y prevén un aumento de la producción de un 14,7%, hasta alcanzar los 5,8 millones de toneladas, según informa Ical.
Por cultivos, los mayores crecimientos se auguran para la avena, que podría alcanzar las 217.188 toneladas, es decir, un 76,7% más, algo que va de la mano del incremento del 37,6% en la superficie cultivada. Nada desdeñable es tampoco el aumento en un 38,2% que se augura para el centeno, hasta las 244.000 toneladas, o el 18,2% en el caso del trigo, que podría superar los 2,8 millones de toneladas. Aunque con una previsión de 2,4 millones de toneladas en el caso de la cebada, en este caso su aumento sería menor, de un 6,1%, mientras que en el caso del triticale, el Gobierno prevé que se superen las 95.000 toneladas.
Condiciones espectaculares

A pesar de estas buenas previsiones y a que el campo está «espectacular» como consecuencia de las condiciones climatológicas favorables de los últimos meses, los responsables de las organizaciones profesionales agrarias no se fían y prefieren esperar unas semanas antes de mostrarse demasiado optimistas en relación a la cosecha de cereal de este año.  Por delante quedan aún semanas en las que en otros años el granizo o las heladas han sorprendido al sector y causado importantes daños en los cultivos. El presidente de Asaja en Castilla y León, Donaciano Dujo, recordó que la producción media de Castilla y León es de 5,8 millones de toneladas, una cuantía que actualmente se está en condiciones de poder superar, aunque apostilló que aún estamos terminando el mes de abril. «Puede cambiar la cosecha todavía mucho hasta la fecha de la recolección», advirtió Dujo, quien sin embargo trasladó a Ical su deseo de que «siga la tónica buena que lleva y que no haya cambios a malo».
El granizo o las heladas fuertes, como ya ocurrió hace dos años a finales de abril, se presentan como las principales amenazas para el sector, elementos que podrían mermar la cosecha «de forma importante», algo a lo que hay que sumar también los posibles ataques de plagas. «Ahora está bien presentado, esperemos que siga así, el campo lo necesita, porque lo que es bueno para el campo es bueno para todos», sentenció Dujo.
En la misma línea se expresó el secretario regionales de la Unión de Pequeños Agricultores, Aurelio González, quien reconoció que el campo está «espectacular», pero trasladó sus temores ante previsiones tan tempranas porque «abril y mayo tienen la lave del año y hace falta que ese mes remate».