UCCL pide declarar Ávila "zona catastrófica" por sequía

E.Carretero
-
UCCL pide declarar Ávila "zona catastrófica" por sequía

La organización agraria estima que la falta de lluvias va a generar unas pérdidas para agricultores y ganaderos de esta provincia de 74 millones de euros por lo que demanda ayudas directas de 'mínimis' y bonificaciones a la Seguridad Social

La ausencia de precipitaciones preocupa, y mucho, a ganaderos y agricultores que están haciendo frente a uno de los ejercicios más secos de este siglo y notando ya las consecuencias de «un año agrícola muy malo». Tanto que desde UCCL Ávila estiman que las pérdidas para agricultores y ganaderos de esta provincia derivadas de la falta de lluvias van a rondar los 74 millones de euros, de los cuales 27 millones corresponden a cereales de invierno y secano y los 47 restantes en pastos y forrajes. Por ello, piden a la Junta de Castilla y León que declare la provincia como «zona catastrófica» por la extrema sequía.
«Desde UCCL queremos ayudas directas; no nos valen los préstamos», apuntó Jesús Muñoz, presidente provincial de esta organización agraria, que reclama  ayudas de ‘mínimis’ de hasta 15.000 euros por explotación en tres años, a la vez que bonificaciones en la Seguridad Social Agraria teniendo en cuenta que 2019 «está siendo el segundo año más seco de este siglo después de 2017» lo que implica una caída de la producción de cereal del  70 por ciento respecto al año anterior. Es más, desde UCCL calculan que este año la producción por hectárea será de entre 800 y 900 kilos mientras que el año anterior se llegó a los 2.800 kilos. Así, desde la organización agraria estiman que la producción total de cereal en esta provincia ronde las 84.000 toneladas frente a las 234.000 del pasado año.  
Además, en Ávila el problema es mayor si cabe porque los agricultores de esta provincia «apenas han asegurado sus campos» principalmente, aseguró Muñoz,  «porque no hay una relación entre lo que cuesta el seguro y la cobertura del seguro» y porque en esta provincia hay muchas explotaciones mixtas.
Tampoco se libran de esta situaciones los cultivos de regadío teniendo en cuenta, apuntó Muñoz, que el embalse de Las  Cogotas «está bajo mínimos» y que si normalmente la confederación adjudicaba a los agricultores  5.500 litros por hectárea este año la cantidad será solo de «2.100 litros por hectárea», lo que va a obligar a los agricultores» a modificar sus cultivos».
ganadería. La situación no es mejor en ganadería, ya que la ausencia de precipitaciones ha generado un sobrecoste en alimentación por ausencia de pastos que desde UCCL cifran de media en  94 euros por hectárea, lo que supone unas pérdidas totales de 46,6 millones de euros a las que hay que sumar además, añadió Ángel Luis Gil, miembro del comité ejecutivo de UCCL, el gasto añadido en abastecimiento de agua y el sobrecoste que va a tener el forraje.
Y también en la «incidencia muy fuerte» que está teniendo la sequía en  la ganadería extensiva  se suma la circunstancia añadida de que  en pastos no se suelen hacer seguros porque no se pueden dar partes y es la administración la que «determina si hay daño o no», afirmó el presidente provincial de UCCL.  
Tampoco se libran de las consecuencias de la falta de lluvias las explotaciones de ganadería intensiva, en este caso de vacuno de leche, donde Ávila es la tercera provincia con más importancia de Castilla y León, que están sufriendo el incremento de costes que ha experimentado el forraje.