CCOO exige un relevo generacional para los negocios rurales

SPC
-

El sindicato denuncia que los autonomos de los pueblos «se han envejecido» con casi 1.000 mayores de 55 años más que el año pasado

Dos mujeres compran en el interior de una tienda de alimentación de un municipio de Soria. - Foto: Eugenio Gutierrez

Comisiones Obreras exigirá en la próxima reunión de la mesa del autónomo un programa para facilitar el relevo generacional de los trabajadores por cuenta propia en el medio rural, con el objetivo de garantizar la superviviencia de los negocios en los pequeños municipios de la Comunidad. La delegada de Castilla y León de la Asociación de Trabajadores Autónomos y Dependientes (Tradecyl) del sindicato, Rosa Eva Martínez, denunció que los pequeños negocios en los pueblos «caen» y es preciso analizar por qué y elaborar medidas y poner recursos para que continúen con su actividad, como elemento dinamizar de la economía para fijar población. El informe que ayer se presentó indica que en la Comunidad hubo de media en el segundo trimestre del año, 195.394 autónomos, el 21,1 por ciento del total de afiliados, con una merma del 2,8 por ciento respecto a 2018; de los que el 20,4 por ciento se dedicaba al sector primario (15,3 por ciento agrarios). De estos, 123.011 eran personas físicas, que descendieron en 2.361 respecto al mismo trimestre del año anterior, con un 27,7 por ciento dedicados al campo. «Hay que frenar la caída de este colectivo o establecer medidas para mantener los proyectos emprendedores en el tiempo», dijo. «Respecto a 2008, este colectivo se ha envejecido al aumentar paulatinamente la proporción de personas de más edad a costa de diminuir la de los más jóvenes», señaló Martínez, quien preciso, que en 2019, el grupo de mayores de 55 años aumentó en 806 personas en relación al año anterior.
Por otra parte, el secretario de Organización y Comunicación de CCOO, Luis Fernández Gamazo y Martínez analizaron la situación fiscal del colectivo y exigieron una «reforma urgente» que pase por la modificación de su régimen especial de la Seguridad Social vinculando las cotizaciones a ingresos reales; y la sustitución del régimen fiscal de estimación objetiva por otro directo.
El responsable sindical lamentó que el colectivo sigue tirando de «mecanismos de elusión fiscal» y «no cuadran las cotizaciones, con la realidad de estas personas». Así, resumió que estas demandas constituyen algunos de los elementos «clave» para la reforma fiscal y «permitirían mejorar notablemente los ingresos del estado, así como las prestaciones de estos trabajadores». En este sentido, pusieron sobre la mesa que el 85,2 por ciento de los autónomos cotiza por la base mínima, informa Ical.