Objetivo: Ocupar el hueco del Brexit

SPC
-

La Junta apuesta por que los productos de Castilla y León cubran el espacio que va a dejar Reino Unido con su salida de la UE

Interior de una industria agroalimentaria de la Comunidad - Foto: Javier Pozo

La Junta de Castilla y León busca la fórmula para que el impacto de los aranceles impuestos por el gobierno de Donald Trump y del Brexit sea el menor posible en los sectores principalmente afectados, como el agroalimentario o el vino, como la de apostar por los productos de Castilla y León cubran el espacio que va a dejar Reino Unido con su salida de la UE. El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo participó ayer en Madrid en el pleno del Consejo Interterritorial de Internacionalización para tratar las líneas de actuación en el sector exterior ante estas dos amenazas, donde dijo tener una «estrategia doble» en el caso de la política arancelaria de EEUU.
Por un lado señaló la necesidad de «reforzar el nivel de apreciación de los productos de Castilla y León» en EEUU ya que, a mayor consideración de la calidad, menor será la influencia en el precio ante esos posibles aranceles. Por otro lado estimó necesario abrirse a «nuevos mercados» donde Castilla y León tiene aún potencial de crecimiento para «compensar» la pérdida de las ventas al otro lado del Atlántico. Carriedo además se fijó en el impacto que puede tener el Brexit, a la espera de saber si será duro o no, ya que en el caso del Reino Unido «estamos hablando del ocho por ciento de nuestras exportaciones».
Formación e información

Por eso consideró abordar una mejora de la «formación e información» para las empresas de Castilla y León que son exportadoras a esta región, de manera que «en el reto que supone en determinadas áreas de la UE que estaban siendo abastecidas por el Reino Unido, nosotros podamos aprovechar para vender nuestros productos», es decir, llegar allí donde el Brexit va a dejar espacios vacíos, según informa Ical.
De esta forma resumió Carriedo un «doble reto», por un lado perder la menor presencia posible en el Reino Unido, y a la vez que lo que el Reino Unido pierda en Europa «lo podamos ganar desde Castilla y León». En todo caso, el consejero advirtió que seguirán «muy pendientes» de lo que suceda finalmente para determinar con precisión las medidas a adoptar, puesto que muchas grandes empresas de los sectores afectados tienen sus propios planes de contingencia y son las pymes con potencial competitivo en la zona las más necesitadas de ayuda. 
En cualquier caso la reunión celebrada ayer, que se dilató hasta cerca de las dos de la tarde, pretendía analizar la situación de las distintas comunidades autónomas, por lo que Carriedo exigió «el máximo nivel de colaboración y de interlocución para que el impacto sea el menor», y ante lo que cabe pensar que puede haber más encuentros.


Las más vistas