Ávila es la provincia más afectada por los ajustes bancarios

E.Carretero
-

Según un estudio realizado por el sindicato FINE el 86,3 por ciento de los municipios abulenses no cuentan con una sucursal, mientras que a nivel nacional este porcentaje es del 51,6 por ciento

Ávila es la provincia más afectada por los ajustes bancarios

En la última década en España han cerrado 20.000 oficinas bancarias y se han destruido 100.000 empleos en el sector, lo que ha tenido efectos en todo el país pero especialmente en las zonas rurales. Esa es una de las conclusiones del II Estudio Empleo Postcrisis en la Banca Española elaborado por el sindicato FINE que revela que Ávila es la provincia española más afectada por los ajustes realizados desde el año 2008 por el sector bancario teniendo en cuenta que el 86,3 por ciento de los municipios abulenses no cuentan con una sucursal bancaria mientras que en el conjunto nacional los municipios que no disponen de este tipo de servicios son el 51,6 por ciento del total. Mayor es la diferencia entre el dato nacional y el provincial si de lo que se trata es de analizar la población que no cuenta con una oficina bancaria en su lugar de residencia, una situación en el que caso de Ávila afecta al 22,9 por ciento de la población, lo que es diez veces más que la media nacional, que es del 2,8 por ciento. Esta situación, que tiene en Ávila su máxima expresión, lleva al sindicato FINE a hablar de «desertización financiera» y a criticar que «la banca está quitando oficinas de aquellos municipios en los que no hay gente a la que puedan vender servicios ‘caros’», tales como hipotecas y otros.
«La banca no pone oficinas para que la gente tenga oficinas sino para ganar dinero», asegura  José Manuel García Diego, autor de este estudio en el que se rebaten los argumentos esgrimidos por el sector bancario para el cierre de oficinas llevado a cabo en los últimos años-tales como que los clientes ya no acuden a las oficinas y cada vez operan más por internet-y se asegura que estos ajustes solo se han realizado buscando «rentabilidad». «Pese a ser la justificación más socorrida para el cierre de oficinas lo de la transformación digital que tanto ha calado es mentira», asegura García Diego que apunta que la banca digital en España está «muy por debajo de la media europea pese a que en nuestro país» se han cerrado muchas más oficinas que en Europa y destruido más empleo en el sector.  
Revela también el estudio que desde 2008 se está dando un proceso de concentración de negocio de modo que a día de hoy cinco bancos concentran el 68 por ciento del mercado financiero de nuestro país, porcentaje que en el caso de Ávila aumenta hasta el 82 por ciento, lo que «afecta a la competencia». «El proceso de concentración bancaria con el único objetivo de aumentar rentabilidad a costa de despedir trabajadores está generando una auténtica desertización bancaria, primer paso para la exclusión financiera y de la España vaciada», alerta por su parte Luis Rodríguez Alfayate, presidente de FINE, durante la presentación de este estudio.