Una guía de Diputación enseña a conocer las aves de Ávila

D.C
-
Una guía de Diputación enseña a conocer las aves de Ávila

El libro, que reúne 222 de las especies más significativas que se reparten por la provincia, ha sido concebido para facilitar tanto a profesionales como a aficionados el avistamiento de ejemplares

El bagaje de instrumentos informativos con el que cuenta la provincia de Ávila para ayudar a conocer un poco mejor su increíble riqueza medioambiental cuenta desde ayer con una nueva y atractiva herramienta que, en forma de una guía cuyo contenido es perfectamente accesible para especialistas y aficionados, enseña a conocer de forma fácil un amplio puñado de las aves más significativas que pueblan nuestros cielos y los muy diferentes espacios de llanura, montaña y ríos que jalonan la superficie abulense.
Guía de las aves de Ávila es el título de esta guía, un trabajo de investigación y plasmación de información en forma de textos, fotografías, dibujos y gráficos que firman Felipe Nebreda, Ángel Pérez e Ignacio Sevilla, y que ha sido posible gracias al apoyo que han dado al proyecto la Diputación Provincial y la Junta de Castilla y León, todo ello con la colaboración de una veintena de fotógrafos que han cedido sus imágenes de forma gratuita.
Felipe Nebreda e Ignacio Sevilla, acompañados por el presidente de la Diputación, Carlos García; el diputado responsable del área, Jesús Martín, y el delegado territorial de la Junta, José Francisco Hernández, presentaron esa guía, que reparte su contenido en seis capítulos que, centrándose en el «patrimonio ornitológico abulense», abarcan algo más de su rico medio ambiente para ofrecer la más precisa contextualización de sus principales protagonistas.
Tras unas páginas introductorias dedicadas a explicar la morfología de las aves y a realizar una aproximación al ámbito geográfico para conocer el entorno en el que viven los pájaros asentados en Ávila se entra en el capítulo principal del libro, protagonizado por 222 especies de aves que son descritas al detalle, con dibujos en vez de con fotografías para ayudar a su más fácil identificación y con detalles sobre la familia a la que pertenecen, longitud, envergadura, peso, distribución geográfica y temporalidad en suelo abulense, con un párrafo en inglés de cada una de ellas.
Carlos García, que agradeció el trabajo realizado por todos los que han hecho posible el libro, entre ellos 20 fotógrafos que han cedido gratuitamente sus imágenes y numerosos colaboradores «que han aportado su granito de arena», comentó que esta guía «es un ejemplo práctico de la fortaleza y riqueza que tiene Ávila» en su singular naturaleza, un trabajo que no sólo «sirve para divulgar» esa generosa presencia de aves sino también para «ayudar a concienciar sobre la necesidad de proteger nuestro medio ambiente y evitarle daños».
Jesús Martín informó que de la guía se han editado 3.000 ejemplares con el objetivo de que «lleguen a todos los rincones de la provincia», libros que se podrán solicitar personalmente a la Diputación y que de oficio ésta repartirá entre todos los ayuntamientos, bibliotecas y colegios para que así su difusión sea la mayor posible.
José Francisco Hernández, por su parte, recordó que la Junta de Castilla y León ha aportado 14.500 euros a este proyecto, que llegan hasta los 40.000 en los tres últimos años dentro de la II Estrategia de Educación Ambiental, una guía «que ayudará a especialistas y aficionados» a realizar avistamientos de aves, con lo que ello implica también de «dotar de recursos económicos» a la provincia a través de ese turismo especializado.
Felipe Nebreda comentó que la guía ha sido posible por la conjunción de dos factores, «tener un patrimonio natural increíble y que las administraciones se lo creen y apuestan por ello», una suma no siempre fácil que ha dado como fruto un trabajo «de buena ejecución que merece mucho la pena», un libro muy didáctico y fácil de leer que Ignacio Sevilla, su ilustrador, comentó que «ha sido un placer hacer», un producto «de más de un año de muchas horas de trabajo que no hubiese sido posible sin la implicación de las administraciones».