El autobús echa el freno

M.E
-

La línea Ávila-Madrid registra una caída de actividad del 96%, al pasar de unos 900 usuarios a 30 y de 12 servicios a 3 por sentido, que a partir de esta semana serán 4. Autobuses Hermanos Rodríguez también acusa el "nulo" movimiento de viajeros

El autobús echa el freno - Foto: Isabel García

La restricción de la movilidad es una de las consecuencias directas del estado de alarma provocada por la crisis sanitaria del coronavirus. El transporte en general, y el servicio interurbano de autobús en particular, se ha visto afectado completamente por una pandemia que le ha obligado a echar el freno hasta quedarse parado, sino total, casi, no en vano los ciudadanos apenas se desplazan a otras localidades para trabajar o para asuntos médicos y muchos, además, optan por hacerlo en sus coches particulares. En medio de este escenario se encuentran las empresas de transporte colectivo de viajeros, las cuales llevan ya más de dos meses acusando el desplome de la actividad, y eso que en algunos casos siguen desarrollando servicios mínimos para cubrir algunas rutas. A todo esto se une la adaptación exprés que han tenido que realizar en los autobuses para garantizar que puedan cumplirse las medidas de higiene y seguridad que se han ido trasladando para poder seguir operando con todas las garantías para que no se produzcan contagios.

La línea Ávila-Madrid registra una caída de actividad del 96%, al pasar de unos 900 usuarios a 30 y de 12 servicios a 3 por sentido, que a partir de esta semana serán 4. Autobuses Hermanos Rodríguez también acusa el "nulo" movimiento de viajeros, pese a tener que realizar servicios mínimos en la ruta a Horcajo.