Los usuarios de receta electrónica suben al 84% en dos meses

Mayte Rodríguez
-

El cierre de consultorios y la restricción de consultas en los centros de salud durante la pandemia ha revelado como especialmente útil y eficaz el sistema de receta electrónica

Los usuarios de receta electrónica suben al 84% en dos meses - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez. Eugenio Gutiérrez


La pandemia no solo ha impuesto una nueva normalidad que pasa en lo más básico por el uso obligado de mascarillas, el lavado de manos y la distancia social de al menos 1,5 metros, también ha traído consigo otro tipo de cambios a distintos niveles. Si hace unos días les contábamos que el confinamiento había disparado entre los abulenses el reciclaje de envases ligeros a través de los contenedores amarillos por el mayor consumo en los hogares, hoy constatamos que en ese tiempo también ha aumentado el porcentaje de usuarios con receta electrónica entre los pacientes de Ávila y su provincia. En este caso, sería la consecuencia de que durante más de dos meses la atención sanitaria presencial haya sido sustituida mayoritariamente por la atención telefónica para evitar contactos y, con ello, la propagación de contagios.
Hace tres semanas, Teresa -alérgica al polen- llamó a su centro de salud para saber qué debía hacer para que su médico de cabecera le recetara el antihistamínico con el que mitigar los síntomas de su alergia, especialmente virulentos en esta primavera con tantísima vegetación. Y después de tomarle nota, le dijeron que sería su enfermero quien se pondría en contacto con ella. Efectivamente, ese mismo día recibió la llamada y, tras explicarle ella la situación, le contestó que no hacía falta que ella se desplazara al centro de salud, que su médico activaría la receta electrónica en su tarjeta sanitaria y cargaría el medicamento en cuestión para que ella pudiera recoger en la farmacia el antihistamínico.  
Muy posiblemente, si esta primavera hubiera llegado sin una pandemia de por medio ella hubiera ido a buscar la receta del antihistamínico a su centro de salud, igual que ha hecho otros años por las misma fechas. Pero en esta ocasión esa herramienta telemática le ha permitido obtener la medicación sin necesidad de entrar en contacto con el personal sanitario del centro de salud, incorporándose así por primera vez al sistema de receta electrónica.
Igual que ella, otros tantos abulenses han ‘estrenado’ en esta pandemia la receta electrónica, tal como puede deducirse de la estadística facilitada a esta Redacción por la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León. 
 Aunque no se dispone aún de los datos relativos al mes de mayo, los de marzo y los de abril revelarían que en la provincia de Ávila ha aumentado el porcentaje de pacientes que han ido incorporándose al sistema de receta electrónica. Así, si en febrero representaban el 67,8% del total, en marzo ya había subido al 74,5%, mientras que en el mes de abril se había disparado al 84%, lo que significa que entre febrero y abril la cifra de usuarios de receta electrónica en la provincia de Ávila se incrementó en casi 17 puntos porcentuales. Al finalizar ese mes ya eran 52.540 las personas que utilizaban este sistema en territorio abulense, a disposición ya de la inmensa mayoría de los pacientes. De hecho, apenas un 16% de los pacientes de la provincia todavía no tienen activada esta posibilidad.
En esos meses también se incrementó el porcentaje de medicamentos adquiridos a través de receta electrónica, que pasaron de 68,5% en febrero a 74,7% en marzo para alcanzar el 77,4% en abril, situándose en ese mes en 292.472 envases dispensados mediante ese medio. De hecho, también para los pacientes que ya tenían activada esa modalidad la receta electrónica ha sido especialmente útil durante estos meses en los que las consultas de Primaria han estado tan restringidas.