Piden hasta 12 años por agredir a dos policías locales

ICJ
-

El sindicato de policía local se ha personado como acusación particular en una causa que llegó el martes al Juzgado de lo Penal de Ávila y que está previsto concluya este viernes

Piden 10 años para los acusados de agredir a dos policías - Foto: Diario de Ávila

El juzgado de lo Penal de Ávila acoge desde el martes y también durante el jueves y el viernes el juicio contra los cinco acusados de agredir a dos agentes de la Policía Local de Ávila durante las fiestas de verano de la capital allá por el año 2016.
El Sindicato de Policía Local se ha personado como acusación particular en la causa y pide para cuatro de los cinco acusados 10 años de cárcel mientras que para un quinto solicita 12.
De momento sólo se ha celebrado una sesión de este juicio, ocurría el martes que fue cuando testificaron tanto los acusados como los policías agredidos. Este jueves será el turno de los testigos presenciales y ya el viernes será el momento de las conclusiones.
Según informan desde el sindicato policial, los acusados están imputados como presuntos autores de varios delitos, entre ellos por atentar contra la autoridad, por varios delitos de lesiones y también por proferir amenazas graves (concretamente de muerte contra uno de los policías).
El representante del sindicato policial de Castilla y León en Ávila, Agustín Caballero, recordaba con Diario de Ávila el suceso que ahora se enjuicia y que tuvo lugar el 17 de julio del año 2016.
Los dos agentes estaban prestando servicio en el patio de caballos de la plaza de toros en el momento en que se celebraban las fiestas de verano de la capital abulense, en un momento dado uno de los compañeros, que se había quedado sólo, pues el otro estaba colocando unas vallas que habían sido movidas, impidió el paso a un vehículo después de que se saltara la prohibición de pasar pues por ese lugar tenía que salir un camión cargado que estaba desmontando en la zona. 
Al parecer se negaron a obedecer sus indicaciones los cuatro ocupantes que viajaban en el coche (el quinto se sumaría después a la pelea). Salieron del automóvil después de discutir con el policía y empezaron a golpear con patadas y puñetazos al agente incluso cuando éste había caído al suelo. Cuando el compañero se percata de lo ocurrido acude en su ayuda y al parecer también la emprenden a golpes con él.
Según dicha versión, uno de los policías fue incluso tirado al cauce del río Chico y como consecuencia de los hechos tuvo que ser atendido de varias lesiones, entre ellas la rotura de peroné de la que ha tenido que ser intervenido en varias ocasiones. Los hechos le han dejado sin poder incorporarse a su trabajo hasta pasado un año muy largo y además ya no lo ha hecho como policía de calle sino de oficina por las lesiones que tuvo. Además la medicación le ha provocado sordera, con lo que no podía desempeñar su trabajo habitual. El segundo de los agredidos estuvo cerca de dos meses también de baja y en ambos casos han tenido que estar en tratamiento psicológico.
Ahora será la justicia la que tenga que hablar y decidir sobre las penas de los acusados durante las jornadas en las que se celebra el juicio.