Peluquerías: corte, tinte y desinfección

Mayte Rodríguez
-

Las peluquerías abulenses se adaptan contrarreloj a las nuevas exigencias sanitarias para poder abrir el lunes, aunque aún están pendientes del BOE para saber si en el interior solo podrá haber un solo cliente o las más grandes podrán atender a más

Peluquerías: corte, tinte y desinfección


Una empresa de cristalería instalaba paneles de separación entre los distintos tocadores este jueves por la tarde en el salón de belleza Laura Perrino que, como otros establecimientos de este tipo, se afana estos por días por adaptar sus instalaciones a las exigencias sanitarias que permitirán su reapertura después de más de cuarenta días cerradas. Eso sí, todas ellas están  aún pendientes del Boletín Oficial del Estado, ya que al cierre de esta edición se desconocía el máximo de clientes a los que pueden atender a la vez. «En principio parece que solo podremos atender a los clientes de uno en uno, pero no hay nada oficial todavía, así que esperamos que a lo largo de este puente nos digan cómo tenemos que trabajar el lunes en lo que respecta al aforo», nos cuentan en Fanny Peluqueros. En esta veterana peluquería de Ávila tienen claro que si solo pueden atender a un cliente, de momento no tiene sentido que la semana que viene se incorporen los cinco profesionales que conforman su plantilla. «Con uno solo bastaría, aunque ya iremos viendo porque otra posibilidad es que hagamos turnos entre los tres que somos de casa -mi marido, mi hijo y yo-, ya que abrimos durante todo el día de forma ininterrumpida».
En su caso, han encargado monos de trabajo desechables para el personal de la peluquería, además de pantallas protectoras para trabajar.  Y para proteger a los clientes, incorporarán capas de corte y de tinte de usar y tirar precisamente para minimizar los riegos de contagio.
Peluquerías: corte, tinte y desinfecciónPeluquerías: corte, tinte y desinfecciónEn Mercedes Peluqueros, donde también contarán con material desechable, esperan recibir este fin de semana los biombos que han encargado para que haya una separación real entre los clientes, aunque para guardar mayor distancia de seguridad han reducido a la mitad el número de tocadores, que han pasado de seis a tres. «Habrá que desinfectar los utensilios entre un cliente y otro, así como la zona donde el cliente apoya el cuello en el lavacabezas, incluso el felpudo de la entrada estará rociado con lejía para mayor seguridad».
Otra de las medidas de seguridad que aplicarán las tres peluquerías consultadas es el uso de mascarillas por parte de sus profesionales, además de obligar a los clientes a llevarlas. En algunas, incluso, pueden proporcionárselas allí.

 En el salón de belleza Laura Perrino, por ejemplo, tendrán en la entrada una mesa «con gel desinfectante, mascarillas y unas bolsas herméticamente cerradas para que las clientas guarden su abrigo y así no tenga contacto con el de otras personas», nos explican, además por supuesto de utilizar «batas y toallas desechables».
Allí disponen de un espacio más que desahogado -120 metros cuadrados-, por lo que la separación entre clientes estaría de sobra garantizada, pero igual que en el resto de peluquerías desconocen «si podremos atender solo a una persona o podrá entrar más de una guardando entre ellas la distancia suficiente», reflexiona su propietaria. Ella, como el resto de peluquerías a las que hemos consultado, lleva dos días sin parar de recibir llamadas pidiendo cita, pero de momento solo apunta nombres y teléfonos. «No puedo dar citas mientras no nos concreten el aforo permitido, pero todo esto ha sido tan duro que para mí está siendo muy emocionante comprobar que la clientela sigue ahí, que a pesar del miedo que hemos pasado todos continúan apoyándonos y están dispuestos a venir a peinarse de nuevo», nos confiesa Laura.Y para corresponder a esa confianza, estos establecimientos están adaptando sus locales a contrarreloj para garantizar la seguridad de los clientes. Eso sí, ya podemos ir despidiéndonos  de ese clásico de las peluquerías que son las revistas del corazón.