Avilagro pide más flexibilidad en las ayudas

M.E
-

La asociación agradece las líneas de ayudas, pero avisa de que las empresas necesitan liquidez y muchos empresarios «tienen pendientes de cobro subvenciones de Diputación y la Junta aprobadas hace meses»

Avilagro pide más flexibilidad en las ayudas - Foto: David Castro

El sector agroalimentario abulense se está manteniendo al pie del cañón durante el estado de alarma, al dedicarse en cuerpo y alma a las actividades consideradas esenciales dentro de distintos eslabones de la cadena de alimentación, desde el sector primario (agricultura y ganadería) hasta el terciario (comercialización) pasando por la elaboración de productos . Sin embargo, el cierre de negocios vinculados al turismo, como la hostelería y los hoteles, ha afectado a muchas empresas de lleno y no han faltado los ajustes o el descenso de la producción. Las administraciones se han apresurado a anunciar medidas para ayudar a un sector clave para Ávila y el resto de la comunidad, si bien desde el ámbito agroalimentario se pide más celeridad y flexibilidad para que esas medidas puedan aplicarse y lleguen cuanto antes a los empresarios que las necesitan.
La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta publicó esta semana en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) la modificación de las bases reguladoras de las subvenciones a la transformación y comercialización de los productos agrarios, silvícolas y de la alimentación en Castilla y León. Esta medida contaba en un principio con 35 millones de euros y ahora se ampliará hasta los 65 millones con objeto de priorizar aquellos proyectos de inversión que apoyen a trabajadores afectados por la situación derivada del COVID-19.
Desde Avilagro, la Asociación de la Industria Agroalimentaria de Ávila, agradecen las propuestas lanzadas por las administraciones regionales, provinciales y locales, si bien «no podemos dejar de pedir mayor celeridad y flexibilidad a la hora de bajar a la tierra esas iniciativas comunicadas. Agradecemos la intención, pero la burocracia va a cerrar muchas pequeñas empresas como no haya planes ejecutivos con contenido económico inmediato», trasladan.
Para las empresas, apuntan desde Avilagro, «la primera necesidad es la liquidez y muchos empresarios del sector tienen pendientes de cobro subvenciones de Diputación y de la Junta de Castilla y León aprobadas desde hace meses o más de un año que bien podrían haber sido pagadas en las últimas semanas para ayudar de forma urgente a las empresas». Del mismo modo, añaden, «empresas proveedoras de productos y servicios necesitarían cobrar de forma urgente las facturas con vencimientos desde hace meses». Desde su punto de vista, «parece de sentido común que las administraciones cumplan con las obligaciones de pago urgentemente y después nos hablen de subvenciones y ayudas que, por supuesto, son absolutamente necesarias y todas bienvenidas».