Las claves del mensaje navideño de Felipe VI

EFE
-

La situación en Cataluña y los intentos por garantizar la estabilidad en la formación de un nuevo Gobierno se alzan este año como los previsibles protagonistas del discurso del Rey

Las claves del mensaje navideño de Felipe VI

El Rey Felipe VI dirigirá a los españoles mañana su sexto mensaje con motivo de las fiestas de Navidad, en un contexto en el que se repiten como dos elementos clave del panorama político tanto la situación en Cataluña como los intentos para garantizar la estabilidad con la formación de un nuevo Gobierno.
Se trata de asuntos que han estado presentes en anteriores mensajes del Monarca, quien en las cinco ocasiones precedentes abordó asimismo otros temas de manera recurrente como la lucha contra la corrupción, el terrorismo, el desempleo, la violencia machista y la realidad de los jóvenes.
De hecho, la crisis catalana ha sido una constante que está acompañando su Reinado y que le ha llevado a aludir a ella cada Navidad, apelando en todo momento a la defensa de la Constitución.
Lo hizo ya en su alocución de 2014, cuando tras expresar su preocupación por las «fracturas emocionales, desafectos o rechazos entre familias, amigos o ciudadanos» en Cataluña, pidió respeto para el texto constitucional como garantía de una convivencia democrática, ordenada, en paz y libertad.
Con su confianza en la «unidad y continuidad de España» pero sin referirse explícitamente a la Comunidad, volvió en 2015 a defender la Carta Magna, advirtiendo de que la ruptura de la ley y la imposición de un proyecto sobre la voluntad de los demás españoles conduce a la decadencia, el empobrecimiento y el aislamiento.
Sin mencionar tampoco la crisis catalana, al año siguiente resaltó que no son admisibles ni actitudes ni comportamientos que ignoren o desprecien los derechos que tienen y comparten todos los españoles y consideró que vulnerar las normas que garantizan la democracia y la libertad solo llevan a enfrentamientos estériles y al empobrecimiento oral y material de la sociedad.
Volvió a citar Cataluña en 2017, año en el que la evolución de los acontecimientos le llevó a dirigir el 3 de octubre un discurso a la Nación en el que llamó a asegurar el orden constitucional ante la situación «de extrema gravedad».
De la misma manera, este año, el mensaje de Navidad del Rey se escuchará una vez más después de una cita electoral y a la espera de que las negociaciones fructifiquen en un Ejecutivo.
Ocurrió ya tras los comicios catalanes del 21 de diciembre de 2017 y después de los generales del 20 de diciembre de 2015, que desembocaron en una nueva cita con las urnas al año siguiente ante la imposibilidad de que un candidato obtuviese los apoyos suficientes para su investidura.
Todo ello provocó que las llamadas a la estabilidad hayan estado siempre presentes en las palabras de Felipe VI, trufadas con apelaciones a los partidos para devolver la confianza en las instituciones.