La regulación de las piscinas comunitarias, en el aire

M.M.G.
-

Los administradores de fincas piden al Gobierno que se pronuncie sobre el uso este verano de estas instalaciones

¿Habrá o habrá baños con los vecinos?

¿Podremos bañarnos este verano en la piscina de nuestras comunidades de vecinos? Ésta es a estas alturas del año (y sobre todo teniendo encima los días tan calurosos que está haciendo) una de las grandes dudas que asaltan a muchos abulenses.
La incertidumbre sobre si podrán disfrutarse o no estas instalaciones planea no sólo sobre los usuarios de las piscinas sino, también, sobre los propios administradores de fincas, que a día de hoy no tienen claro cómo deben actuar en este sentido.
Esta misma semana, el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España hacía público un comunicado en el que recuerdan al Ministerio de Sanidad, tras la publicación de la Orden SND/414/2020 para la aplicación de la fase 2 del Plan para la desescalada, que ésta no resuelve las cuestiones pendientes relativas al uso de las piscinas comunitarias, sino que se refiere a las piscinas recreativas.
Así nos lo confirma también María Rosa Herráez, presidenta del Colegio de Administradores de Fincas, que en su charla conDiario de Ávila pone sobre la mesa la gran cantidad de incógnitas que se plantea ahora a su colectivo.
Un colectivo que por otra parte ya ha comenzado a recibir numerosas llamadas de los responsables de las comunidades de vecinos de Ávila que quieren saber qué va a pasar este verano.
«Estamos todos a la espera de lo que diga el Gobierno», plantea Herráez, que reconoce las dificultades que implicaría abrir estas instalaciones privadas siguiendo las indicaciones marcadas por el Gobierno para las piscinas recreativas.
Éstas mencionan, en primer lugar el hecho de que el aforo máximo permitido será 30 por ciento. «Pero, ¿quién controlaría eso», se pregunta la presidenta. Como se lo preguntan sus compañeros en todo el país, que en el comunicado remitido por el Consejo General de Colegios recalcan que «la mayoría de las comunidades de propietarios no disponen de ningún sistema de control del aforo. No hay personal responsable a cargo de la instalación que pueda controlar o limitar el acceso de los propietarios y, en los casos que disponen de socorrista, su competencia se limita al control del vaso de la piscina».
El Gobierno habla también de  que para acudir a la piscina se deberá obtener cita previa y organizarán horarios por turnos, algo, considera Herráez, muy complicado de organizar en una comunidad de propietarios.
Como también lo sería, apuntan los profesionales del campo, establecer una distribución espacial para garantizar la distancia de seguridad de al menos dos metros entre los usuarios, tal y como demanda elGobierno en la Orden SND/414/2020 para la aplicación de la fase 2 del Plan para la desescalada.
«Por todo esto, nosotros estamos esperando que se nos aclare más el tema», insiste Herráez, que quiere recalcar el hecho de que, en cualquier caso, todo esto pasa por alcanzar la fase 2. «Ynosotros seguimos en la cero», recuerda.
Menciona también el hecho de la dificultad que conlleva ahora organizar una junta de propietarios en la que se debatiera, por ejemplo, la posible contratación de un socorrista (algo a lo que, en la actualidad, no obliga la ley para las piscinas comunitarias).
En este sentido, y para facilitar la adopción de acuerdos, el presidente del Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España, Salvador Díez,  manifiesta que han vuelto a proponer al Gobierno que se regule la posibilidad de celebrar juntas virtuales. De esta manera, considera, se facilitaría la flexibilización de los requisitos para la toma de decisiones. Y se ha solicitado también el aumento de plazos para la celebración de las reuniones y que se confirmen a los propietarios que actualmente ocupan cargos,  con lo que se resolverían muchos de los problemas actuales tanto para la apertura de piscinas como para el resto de los problemas planteados en las distintas fases de la desescalada, opina.