La Abogacía tiene en su mano la investidura de Sánchez

SPC - Agencias
-

La postura del órgano jurídico respecto a la inmunidad del líder de ERC centra la atención en torno a las negociaciones para sacar adelante en los próximos días un Ejecutivo PSOE-Podemos

La Abogacía tiene en su mano la investidura de Sánchez

Todos los ojos están puestos en el previsible pronunciamiento hoy de la Abogacía del Estado respecto a la inmunidad reconocida por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) al líder de ERC, Oriol Junqueras, como europarlamentario. Una postura que, a todas luces, resultará determinante para que la investidura se convierta en una realidad antes del próximo 5 de enero, tal y como ya dejaron claro el pasado sábado los republicanos en su Congreso nacional, y que el resto de formaciones políticas ven claramente condicionada al interés socialista por situar en la Presidencia a su candidato, Pedro Sánchez.
Incidiendo en esta cuestión, el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, sostuvo ayer que sería «muy positivo» que la resolución del órgano jurídico respecto a Junqueras coincidiera con la de su partido, en el marco de las negociaciones para formar Gobierno.
«Ayudará a ver que hay una voluntad de abrir camino hacia una resolución política y no penal del conflicto en Cataluña», destacó el también coordinador nacional de ERC en una entrevista televisiva.
El dirigente independentista también señaló que «no es viable un mecanismo de diálogo si se mantiene una dinámica represiva» y reiteró que están a la espera de lo que diga la Abogacía del Estado.
Así, Aragonès reclamó que «los que dicen tantas veces que se deben cumplir las sentencias que las cumplan, comenzando por el Supremo», y afirmó que defenderán la nulidad del fallo del 1-O.
«Que liberen a Oriol Junqueras, que pueda ir a recoger el acta de eurodiputado porque disfruta de inmunidad. Así lo ha dejado bien claro la resolución», insistió
El político republicano aseguró que su grupo quiere un acuerdo útil y que no tienen prisa para alcanzarlo, y defendió que la propuesta debe incluir «una mesa de negociación entre Cataluña y España con garantías», así como una reversión de los recortes.
«Evidentemente que se debe hacer otro referéndum. Necesitamos un instrumento reconocido a nivel internacional», indicó. Y, en ese sentido, propuesto tres vías: una consulta acordada con el Estado, que «es muy difícil pero no se puede abandonar»; una segunda opción que implicaría forzar al Estado a hacer un referéndum, y una tercera que sería organizar uno en Cataluña, pero con más fuerza que el 1-O, concretó.
Finalmente, respecto al president, Quim Torra, Aragonès manifestó que trabajan con el escenario de que no habrá inhabilitación «porque no tiene sentido», y destacó que las dos fuerzas del Govern se pondrán de acuerdo ante cualquier eventualidad.


Terceras elecciones

Mientras, el socialista y presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, aseveró que prefiere un pacto con el PP antes de una nueva repetición de elecciones ya que, si hubiera nuevos comicios en España, «los que más aplaudirían serían los miembros de Vox».
«Eso debe hacer pensar a quienes votan a los populares y no gustan de esos mensajes de ultraderecha, a los que son de izquierda y en otro momento pudieron facilitar una investidura y no lo hicieron y también a Cs, que pudo haber sido una gran bisagra constitucionalista y ahora es un partido prácticamente anecdótico», apuntó.
Torres comentó de igual modo sobre los límites de la negociación que todo lo que entre en de la Constitución «será permitido» y que lo que no esté dentro de la Carta Magna, «el PSOE será el primero en impedirlo a toda costa».
Por su parte, el presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, pidió al jefe del Ejecutivo en funciones que «rompa» sus negociaciones con ERC para investir a Sánchez y que «respete de una vez por todas la independencia judicial».
«Ya sabemos el trasfondo del congreso de la formación republicana y conocemos también el contenido de las negociaciones entre ERC y Sánchez», apuntó Fernández, quien indicó que ahora también se sabe «que lo que lo se pretenden es liquidar la separación de poderes en España».
El dirigente popular entiende que se pretende igualmente «someter el poder judicial a los dictados del poder ejecutivo y, en este caso concreto, a las negociaciones para una investidura del candidato del PSOE, a ERC».