Bankinter anticipa la prestación a sus clientes en ERTE

Europa Press
-

La entidad bancaria adelanta a mañana el primer pago del subsidio por desempleo a sus clientes afectados por algún expediente de regulación temporal de empleo

Bankinter anticipa la prestación a sus clientes en ERTE - Foto: Marta Fernández Europa Press

Bankinter está anticipando a lo largo de esta semana el primer pago a los afectados en situación de expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que han domiciliado en el banco el abono de la prestación y adelantará a este jueves, 21 de mayo, el pago de las pensiones.

Según ha informado el banco, el pago de la prestación por desempleo en la cuenta del cliente se realiza en el mismo día que el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) notifica al banco los datos del beneficiario y el importe de la prestación.

El anticipo se materializa automáticamente y sin necesidad de solicitud por parte del cliente a través de un préstamo al 0%, exento de gastos y de comisiones, el cual se cancela en el mismo momento en que el SEPE hace el abono en firme de la prestación. De esta forma, las personas que tienen reconocida una prestación por parte del SEPE están cobrando el primer pago sin tener que esperar a la fecha en la que tradicionalmente se abona el desempleo.

Bankinter ha explicado que, para hacer efectivos estos anticipos, ha habilitado un procedimiento interno que ha permitido que los clientes estén recibiendo en sus cuentas este primer abono con normalidad y sin necesidad de realizar la solicitud del mismo ni ningún otro trámite añadido.

Esta iniciativa surge tras la adhesión de Bankinter al acuerdo alcanzado entre el Ministerio de Trabajo y Economía Social, a través del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), y las patronales bancarias AEB y CECA, para anticipar la primera prestación de desempleo de los clientes que están en un ERTE.

Por otra parte, Bankinter ha comunicado que volverá a abonar de forma anticipada este jueves, 21 de mayo, las pensiones a todos sus clientes con cuatro días de antelación a la fecha habitual de pago, que suele ser el día 25. Se trata de una medida que busca ofrecer una mayor liquidez a las familias especialmente afectadas por la actual coyuntura de la COVID-19.