Nuevos equipos contra incendios para 230 pueblos abulenses

I.Camarero Jiménez
-
Nuevos equipos contra incendios para 230 pueblos abulenses - Foto: David Castro

El presidente de la Diputación, Carlos García, aseguró en el acto de entrega del material que «es el primer paso para intentar profesionalizar la lucha contra el fuego»

El presidente de la Diputación de Ávila, Carlos García, hizo entrega ayer a diversos alcaldes de municipios abulenses de sus nuevos equipos de protección contra incendios en el medio urbano. El gesto se materializó en el Parque Provincial de Vías y Obras en la capital abulense y se convirtió en lo que para García es «el primer paso para intentar profesionalizar esa lucha contra el fuego de cara a los próximos años y para que confluya en un servicio profesional de bomberos. «Lo dijimos hace unos meses -continuaba- que nuestro compromiso es con todos aquellos municipios para velar por ellos, y en este caso, que tuvieran un utensilio de respuesta inmediata contra el fuego». La forma de plasmar ese compromiso ha sido la adquisición de  230 equipos, con una inversión de 790.000 euros, los que se pondrán a disposición de todos los ayuntamientos que lo han solicitado de manera voluntaria».
Son equipos formados por bombas de presión, mangueras e hidrantes  con los que conectarse a la red de agua y que también pueden extraer el líquido de piscinas, ríos, pozos,  etcétera.
En el acto estuvo presente también Óscar Arribas, técnico de la Asociación de Rescate y Protección de Ávila (ARPA), quien se encargó de explicar los pormenores del uso de los nuevos equipos a los siete alcaldes que acudieron al acto de entrega. 
Precisamente a la asociación que representa Arribas agradeció la ayuda el presidente de la Diputación, del mismo modo que lo hizo «por el asesoramiento durante el proceso» a los técnicos de la Diputación, a Marino Casillas concretamente y al diputado responsable de área, Jesús Martín «por el empeño de poderlo agilizar cuanto antes para que en los próximos días sea una realidad y los 230 municipios que lo han solicitado, lo tengan y lo instalen».
Son 230 pueblos, 230 mangueras y 395 hidrantes, enumeraba García, con los que «el 100% de los núcleos de población de la provincia van a tener un  hidrante de enganche rápido para la posterior utilización a futuro y que si tiene que ir un camión contra incendios pueda cargar directamente de la toma de red municipal».
Se trata de poder actuar mejor en los núcleos urbanos de los pueblos, en lo que la Diputación tiene la competencia. Hasta ahora «veníamos trabajando, y hay un convenio firmado con el Ayuntamiento de Ávila para que los bomberos profesionales presten cobertura, pero entendíamos que los pueblos tenían que tener los utensilios y las herramientas necesarias para dar una primera respuesta». Así, concluyó su intervención con un «esperemos que se usen lo menos posible», pero consideraba que debían hacer la mejora y más porque «todos sabemos la dificultad orográfica que presenta la provincia y claro, los tiempos de reacción y de respuesta de los medios, tardan debido a la lejanía». Es en definitiva una herramienta «para combatir la extinción de incendios en el medio rural» y con ella «casi el 100% de los municipios de la provincia de Ávila va a tener herramientas para la lucha contra incendios»