Selectividad en pleno verano

Agencias
-

Los alumnos navarros arrancan entre mascarillas y medidas de distanciamiento social las pruebas de acceso a la Universidad más anómalas tras el retraso provocado por la pandemia

Selectividad en pleno verano - Foto: Cedida UNAV

La crisis del coronavirus no solo ha provocado que este curso 2019-20 haya sido uno de los más atípicos de la historia, con cierre de colegios y clases online, sino que una de sus pruebas más decisivas, la Evaluación de Bachillerato de Acceso a la Universidad (EBAU), la antigua Selectividad, se haya tenido que posponer al verano y se tenga que celebrar con mascarillas y medidas excepcionales.
Ayer arrancó la convocatoria más anómala que se recuerda de esta prueba y fueron los estudiantes de Navarra los primeros en examinarse esta semana, mientras que en la mayoría de las comunidades los exámenes se celebrarán durante las dos primeras semanas de julio.
Los exámenes, a los que se presentan cada año más de 200.000 estudiantes en toda España, se realizarán con protocolos extraordinarios para evitar contagios, como el uso de cubrebocas o la multiplicación de sedes, incluyendo pabellones deportivos o recintos feriales, que faciliten mantener dos metros de distancia entre estudiantes.
La Selectividad de 2020 estaba prevista inicialmente a principios de junio en todas las regiones, pero el estado de alarma obligó a retrasar la fecha de las pruebas. Esa fue la primera gran decisión en el ámbito educativo acordada por el Ministerio de Educación y las comunidades durante el confinamiento. «Decidimos retrasar para que se pudiera celebrar en condiciones más seguras para todos. También acordamos adaptar la prueba a esta circunstancia excepcional para que tenga mayor opcionalidad y de esta forma la evaluación sea más justa», explicó la ministra Isabel Celaá.
Los primeros en hacerlo fueron  los 3.815 estudiantes de Navarra, que este martes, a las 10,00 horas, se enfrentaban al primer examen de una EBAU que allí se prolongará durante cuatro jornadas. Las pruebas en la comunidad foral servirán como prueba de las medidas higiénico-sanitarias que después replicarán en otros territorios.
En base a las recomendaciones del Gobierno, cada comunidad ha elaborado un protocolo propio con muchas medidas coincidentes y algunas dispares. El celo por la limpieza y el control del acceso es común en toda España, aunque mientras regiones como Andalucía, Cataluña, Galicia o la Comunidad de Madrid obligarán a hacer los exámenes con mascarilla, en otras permitirán a los estudiantes que se la retiren cuando se hayan sentado en el aula.