Más de media España amanece a las puertas de la nueva normalidad

Agencias-SPC
-

El 52 por ciento de la nación avanza a la última fase de la desescalada y el resto disfruta de los 'alivios' de la etapa 2

Los gimnasios de toda España ya están abiertos, aunque con restricciones. - Foto: JUAN MEDINA

Como, según los expertos sanitarios, está ocurriendo ya con la propagación del coronavirus, el estado de alarma también pierde fuerza en España. Después de casi tres meses de control sobre los movimientos de los ciudadanos para aplanar la curva de la pandemia, el país amaneció ayer en la sexta y última prórroga de esa herramienta institucional que permitió al Gobierno centralizar la gestión de la crisis sanitaria. Y lo hizo en una España a dos velocidades, con el 52 por ciento de la población estrenándose en la fase 3, la previa a la nueva normalidad, y con el resto inaugurando la etapa 2. 
Más de 24 millones de personas se incorporaron a ese último escalón de la desescalada, en el que las autonomías recuperan las competencias para, entre otras medidas, permitir la movilidad interprovincial dentro de su territorio y decidir cuándo dan el paso a la nueva normalidad, pudiendo dar por terminado el estado de alarma antes del 21 de junio. Sin embargo, el miedo a los rebrotes parece que hará a los Ejecutivos regionales ir con más cautela de la esperada. Así, por ejemplo, Extremadura dio marcha atrás en su decisión de permitir los viajes entres sus dos provincias. Baleares, País Vasco y Andalucía, por su parte, confirmaron que no adelantarán la apertura de las discotecas a la fase 3 como exigía el sector del ocio nocturno. Y Aragón subrayó que no decretará por su cuenta el final del estado de alarma. La cautela también reina entre los Gobiernos autonómicos de los territorios que se estrenaron en la fase 2 y ni siquiera la Comunidad de Madrid tiene claro si solicitará avanzar a la siguiente etapa una semana antes de lo previsto.
En cuanto a la vida diaria, las autonomías que dejaron atrás la etapa 1 recuperan poco a poco su pulso con la apertura, por ejemplo, de los centros comerciales. Asimismo, los ciudadanos agradecieron la posibilidad de entrar a los bares, sobre todo en una jornada que discurrió con frío en gran parte del país.