El déficit de CyL se sitúa en el 0,20% de su PIB hasta marzo

SPC
-

La Comunidad necesita 120 millones para financiarse, 35 menos que el pasado año

La Junta de Castilla y León tuvo unas necesidades de financiación de 120 millones de euros hasta marzo de este año, 35 millones menos que en el mismo periodo de 2018, lo que supuso un déficit del 0,20 por ciento del PIB regional, cuando un año antes se situó en el 0,26 por ciento, según los datos difundidos hoy por el Ministerio de Hacienda y Función Pública recogidos por Ical. El objetivo de déficit para todo el año es de 0,3 por ciento.

Castilla y León se comportó por encima del conjunto de las autonomías, que incurrieron en un déficit de 1.234 millones de euros, el 0,00 por ciento del PIB global; cuando un año antes había solicitado 1.277 millones, el 0,11 por ciento sobre el PIB.

Los datos facilitados por el Ministerio de Haciendan reflejan que hasta cinco comunidades presentan superávit en sus cuentas. La situación más saneada es la de País Vasco, con un saldo positivo de 347 millones, el 0,45 por ciento del PIB, por delante del Navarra, con un superávit de 130 millones (0,61 por ciento); Asturias, con 73 millones (0,30 por ciento); Galicia, 21 millones (0,03 por ciento) y La Rioja, 9 millones (0,10 por ciento del PIB).

Por el contrario, las comunidades con mayor necesidad de financiación son Baleares (-0,61 por ciento), Extremadura (-0,56 por ciento) y Murcia (-0,38 por ciento).

Por otra parte, en el primer trimestre el déficit consolidado de las Administraciones Públicas, excluyendo las Corporaciones Locales, se redujo en 0,03 puntos porcentuales respecto al mismo periodo de 2018, hasta el 0,32 por ciento del PIB.

Además, según informa el Ministerio de Hacienda, en el periodo enero-abril del año el Estado ha registrado un déficit de 8.195 millones. En términos de PIB, equivale al 0,65 por ciento, lo que representa un aumento de 0,16 puntos porcentuales respecto a abril de 2018. Esta reducción del déficit público se explica por un incremento de los recursos del 0,4 por ciento, frente a un aumento de los gastos del 3,8 por ciento.