La AV-500, paralizada por las lluvias y la crisis sanitaria

E.C.B
-

Hasta la fecha ya se han ejecutado las obras de fábrica y el movimiento de tierras de casi un tercio de la obra, de un total de 8,3 kilómetros, a pesar del invierno lluvioso y las nieves de marzo

La AV-500, paralizada por las lluvias y la crisis sanitaria - Foto: David Castro

Las obras de mejora de la plataforma y firme de la carretera de El Espinar (AV-500) están actualmente paradas. El motivo, por un lado, el estado de alarma decretado por el Gobierno como consecuencia de la pandemia del COVID-19 que obliga a guardar cuarentena en las casas para evitar posibles contagios entre los trabajadores, y por otro, que las actuaciones que deben acometerse ahora requieren de un suelo totalmente seco para su ejecución.
Según informan desde la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, que es la impulsora del proyecto, hasta la fecha ya se han ejecutado las obras de fábrica y el movimiento de tierras de casi un tercio de la obra (de un total de unos 8 kilómetros), a pesar del invierno lluvioso y las nieves de marzo, y aunque los trabajos iban a buen ritmo, la nueva situación a raíz de la crisis sanitaria «impide concretar de momento plazos, sin saber la evolución de la situación actual», para la terminación de los mismos y para la apertura de esta vía en la que se está actuando tanto en el tramo abulense (AV-500) como en el segoviano (SG-500), desde Urraca Miguel hasta El Espinar.
El pasado mes de diciembre los trabajos tuvieron que paralizarse durante un par de semanas por el mal tiempo, pero entonces el delegado territorial de la Junta en Ávila, José Francisco Hernández Herrero, señaló que pese a esa incidencia, confiaba en que las obras de mejora en el tramo abulense de la carretera de El Espinar puedan estar finalizadas dentro del ejercicio de 2020, a finales de año. Ahora, con la nueva situación originada por la crisis sanitaria, esos plazos ya no pueden concretarse hasta conocer la evolución de la pandemia.
Las obras en esta carretera dieron comienzo a principios de octubre de 2019 en un tramo de 8,3 kilómetros, que es el que hay entre el cruce de acceso a Urraca Miguel (punto kilométrico 14) y el límite con la provincia de Segovia (kilómetro 22,357). La vía tenía buen estado en general, pero su alzado presentaba deficiencias debido a que su origen era muy antiguo y se adaptaba totalmente a la orografía del terreno. Esto ha provocado que sea necesario ensanchar el margen derecho de la calzada y mejorar el trazado en alzado para eliminar los cambios de rasante y aumentar las distancias de visibilidad.
La Consejería de Fomento y Medio Ambiente adjudicó en el mes de junio de 2019 estas obras de mejora de la AV-500 a la empresa Alvargonzález Contratas SA por un importe de 2.296.836,68 euros, consignado con cargo a los presupuestos de 2019, 2020 y 2021.
La Junta de Castilla y León ya ejecutó otros trabajos de mejora de esta vía entre los años 2005 y 2008. En aquella ocasión, se mejoró la plataforma y el firme de los primeros 14 kilómetros, entre el cruce con la carretera N-501 y el cruce de acceso a Urraca Miguel. La inversión ascendió a los 3 millones de euros.