Al 'súper', pero seguros

E.Carretero
-

Atención preferente a colectivos vulnerables, mamparas de protección en las cajas, controles de acceso y más procesos de desinfección son solo algunas de las medidas implantadas por las cadenas de alimentación para proteger a empleados y clientes

Al 'súper', pero seguros - Foto: Isabel García

Desde que el Gobierno decretara el estado de alarma circular por la vía pública está prohibido salvo para ir y venir del trabajo, acudir a entidades financieras y de seguros, asistir a centros sanitarios, cuidar a personas mayores, dependientes o vulnerables  y por causa de fuerza mayor o necesidad. También para adquirir alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad, lo que incluye acudir a comercios y supermercados y siempre de forma individual, salvo que se acompañe a personas con discapacidad o por causas justificadas, y por supuesto respetando las normas y obligaciones dictadas por las autoridades. Esto ha obligado a los comercios y tiendas de alimentación a adoptar una serie de medidas dirigidas a proteger tanto a los empleados como a los clientes.
Así, aparte de las recomendaciones generales, de las que los establecimientos informan tanto con cartelería como a través de su personal, y que básicamente consisten en recordar que la compra se debe realizar de forma individual, comprar lo imprescindible, intentar pagar con tarjeta mejor que en efectivo y no exponer a grupos de riesgo y niños, en la mayoría de los establecimientos del ramo se han adoptado medidas concretas, muchas de ellas comunes, tales como la desinfección de carros, la utilización de produtos de higiene y desinfección para clientes y empleados y la instalación de mamparas de protección en las cajas, entre otras muchas que en los últimos días se han ido implementando en estos comercios.
Así, en los supermercados Carrefour las cajas se abren de forma alterna  y se han comenzado a instalar mamparas de separación, 6.000 en todo el país a finales de la semana pasada, además de pegar vinilos en el  suelo para marcar la distancia mínima de seguridad de un metro. También se han establecido controles en los accesos y del aforo, a la vez que de forma obligatoria se descontamina la mercancía que se reparte en el servicio a domicilio, desinfectan y limpian carros y se han puesto a disposición de clientes y empleados, que usan guantes y mascarilla de forma permanente, productos de higiene y desinfección, entre otras medidas ya implantadas.
Además, el supermercado de Ávila ha modificado su horario, que ahora es de lunes a sábado de 9 a 21 horas y los domingos y  festivos autorizados, de 9 a 15 horas,  y da preferencia para realizar la compra durante la primera de apertura a algunos colectivos como mayores, a la vez que ofrecen «facilidades para el personal sanitario para contribuir a que, tras sus largas jornadas de trabajo, la tarea de hacer la compra les resulte más rápida».
También en Mercadona, donde el horario de apertura se ha reducido  y es ahora de 9,00 a 19,00 horas, ciertos colectivos, como mayores, personas con discapacidad, con movilidad reducida, embarazadas, y los acompañantes necesarios, tienen preferencia para hacer la compra, del mismo modo que se da preferencia a personal sanitario, de cuerpos y fuerzas de seguridad y de atención social debidamente acreditado.
Igualamente, en las tiendas Mercadona se controla y señaliza la distancia mínima exigida entre personas que, recuerdan desde la compañía, también deben guardar quienes esperan su turno para realizar la compra en la vía pública. Así mismo, se están instalando mamparas de metacrilato en  la sección de cajas.
De forma paralela, Mercadona ha adoptado medidas internas para reforzar la salud y seguridad de sus trabajadores, entre las que se encuentra la entrega de utensilios de higiene y prevención tanto en tiendas como en bloques logísticos y almacenes y criterios específicos respecto a la salud, garantizando las distancias y aforos en todas las dependencias.
Igualmente, se han reforzado los procesos de desinfección y limpieza diarios de todas las  instalaciones con servicios externos y procedido a la instalación en cada supermercado de gel desinfectante y papel para que los clientes puedan limpiar el mango del carro. Así mismo el uso de guantes por parte de los clientes es obligatorio, en este caso del mismo tipo que se utilizan en la sección de Fruta y Verdura y que la compañÍa pone también a su disposición en los accesos a los supermercados.
 Muchas de esas medidas, como la instalación de pantallas de protección en las cajas, se han  implantado también en los supermercados de la cadena Gadis, donde además «se ha reforzado el personal con nuevas contrataciones» para atender la demanda y garantizar el descanso de los empleados. Aquí no se ha modificado el horario (de 9,00 a 21,30 horas), si bien se ha establecido un aforo limitado y colocado señalización en el suelo para guardar distancias de seguridad a la vez que reforzado la limpieza de cada Gadis, incidiendo especialmente en las superficies de contacto.
También se han instalado pantallas de protección biológica en las líneas de caja y hornos exteriores en los supermercados de la cadena Lupa, donde desde que se decretó la alarma sanitaria se ha trabajado «con la mayor rapidez posible implementando todas las medidas necesarias para preservar la seguridad de clientes y empleados».
Aparte de en muchas medidas, desde las cadenas de alimentación  se coincide en una cosa: en asegurar que las tiendas permanecerán abastecidas y que se garantiza el suministro de productos básicos y de primera necesidad.