La consagración de Campazzo

EFE
-
La consagración de Campazzo - Foto: Zipi

El base argentino pone el broche de oro con la Liga Endesa a una magnífica temporada en la que ha tenido que suplir la marcha de Luka Doncic y cubrir la irregularidad de Sergio Llull. El Mundial o la NBA son sus próximos objetivos

En el primer año sin Luka Doncic tras su salida a la NBA, una de las mejores noticias para el Real Madrid ha sido la explosión del argentino Facundo Campazzo, líder del equipo en muchos momentos de la temporada y elegido mejor jugador (MVP) de la final ganada ayer al Barcelona Lassa.
Su exhibición en el Palau, en el cuarto partido de la serie, no sorprende a quienes le han visto evolucionar a las órdenes de Pablo Laso. Llevó la batuta de su equipo durante 34 minutos y medio, en los que, además de su habitual garra, aportó 15 puntos, repartió seis asistencias y, pese a sus 1,81 metros de altura, exprimió al máximo su inteligencia para hacerse con nueve rebotes, solo superado en ese apartado por su compañero Walter Tavares.
A las puertas del Mundial de China, en el que aparece como uno de los fijos de su selección, el jugador nacido en la Córdoba argentina hace 28 años volvió a liderar a los suyos en el choque que cerraba la Liga española y transmitir la fe en el triunfo y su intensidad en los momentos en los que más se necesitaba.
No ha sido una excepción en una temporada en la que su concurso ha sido más necesario que nunca tras la marcha de una estrella como Doncic y la irregularidad de su compañero Sergio Llull, quien tras superar su grave lesión de rodilla ha completado un curso irregular que ha obligado a multiplicarse al internacional argentino.
En su tercera temporada en el equipo madrileño, el base sudamericano fue pieza clave en todas las competiciones y uno de los jugadores que más minutos estuvo sobre la pista. En la Liga Endesa que puso su colofón fue titular en 28 de los 40 partidos disputados y brilló a menudo en sus estadísticas individuales.
Preguntado a pie de pista por su brillante actuación en la final tras ser proclamado MVP y sumar un nuevo título a su historial, el base se quitó méritos: "Yo intento hacer lo que el equipo me pida y el entrenador necesite y trato de amoldarme a mis compañeros", fue su humilde respuesta.
También destacó como toda la plantilla buscó "siempre" el triunfo en una temporada "en la que hubo muchas piedras en el camino" que supieron "mover" porque todos empujaron "con un mismo objetivo" y se "vaciaron" en el play-off final.
Al igual que otros compañeros como Eddy Tavares -colosal bajo aros del primer al último día- o el renacido Rudy Fernández que ha recuperado este año su mejor versión, la aportación de Campazzo ha contribuido de forma decisiva a que el Real Madrid sume su quinta Liga en los últimos siete años.
Atrás quedaron otras decepciones como la pérdida de la Copa del Rey ante el Barcelona en un polémico final de partido o la eliminación en semifinales de la Euroliga ante el CSKA, que le impidió luchar por una nueva corona continental.
Con el deber cumplido en España, la voracidad de Campazzo tiene un nuevo objetivo este verano, con la disputa del Mundial de China en el que la selección Argentina intentará reverdecer viejos laureles. Además, muchos le sitúan en al gún equipo NBA la próxima temporda, lo que acercaría a Nando de Colo al Real Madrid