scorecardresearch

El Congreso descarta la comparecencia de Sánchez

Agencias
-

La Diputación Permanente aprueba la personación en la Cámara, el lunes o el martes, de los ministros de Exteriores, Sanidad y Transición Ecológica

Vista general de la reunión de la Diputación Permanente en el Congreso de los Diputados - Foto: Jesús Hellín

La Diputación Permanente del Congreso ha aprobado este miércoles la comparecencia del ministro de Exteriores, José Manuel Albares, de la responsable de Sanidad, Carolina Darias, y de la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, pero no ha citado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como pedía el PP. La comparecencia de Sánchez ha sido rechazada con 35 votos en contra, 29 a favor y tres abstenciones.

Los diputados han dado luz verde por unanimidad a tres de las 16 comparecencias reclamadas por el principal partido de la oposición -el único con diputados suficientes para pedir un pleno extraordinario fuera del periodo de sesiones-, las mismas de los ministros que, según anunció ayer el Gobierno, pretendían comparecer a petición propia.

De esta forma, será el ministro de Asuntos Exteriores el encargado de dar explicaciones en una comisión extraordinaria sobre la respuesta de España ante la crisis en Afganistán y el plan para evacuar a los afganos que están en riesgo tras la llegada de los talibanes al poder, una decisión que ha recibido los reproches de la oposición de centroderecha.

Además, la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica deberá rendir cuentas, también en comisión, acerca del encarecimiento del precio de la electricidad, que ha marcado cifras récord entre críticas tanto de la oposición como de su socio de Gobierno, Unidas Podemos, que reclama más ambición para acabar con los beneficios "caídos del cielo" de las compañías.

También acudirá a la Cámara Baja la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que informará acerca del incumplimiento del objetivo de alcanzar el 70% de población española vacunada el 18 de agosto.

Todos ellos comparecerán el lunes o el martes, antes de que, con la llegada de septiembre, el Congreso retome su actividad ordinaria.

Además, aunque los ministros de Asuntos Exteriores y Sanidad comparecerán, no lo harán para explicar la posición de España ante las elecciones convocadas en Nicaragua, ni acerca de la posibilidad del traspaso de la gestión MIR a Cataluña, algo que Darias ya negó que estuviera en la agenda del Gobierno.

No han tenido el mismo desenlace el resto de comparecencias pedidas por el PP, que han sido rechazadas por la Diputación Permanente, como la de Sánchez y su ministro de Presidencia, Félix Bolaños, acerca de la sentencia del Tribunal Constitucional que considera inconstitucional el confinamiento bajo el paraguas del estado de alarma.

También se ha rechazado que acudan al Congreso las ministras de Política Territorial, Isabel Rodríguez; y de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez.

 

Sánchez debería "dar la cara"

Respecto a la comparecencia del presidente del Gobierno, rechazada por la Diputación Permanente con 35 votos en contra, 29 a favor y tres abstenciones, el diputado del PP Pablo Hispán ha defendido la necesidad de su citación, y que "no se esconda" tras su ministro de Exteriores, dado que otros mandatarios ya han acudido a sus respectivos parlamentos, como el británico Boris Johnson o la alemana Angela Merkel, o han hablado públicamente, como el estadounidense Joe Biden o el francés Emmanuel Macron.

Hispán ha echado en cara que después de que Biden anunciara en julio que el repliegue de Afganistán se completaría el 31 de agosto y que se sabía que los talibán terminarán recuperando el control, Sánchez y Albares "se fueron de vacaciones" y además antes de hacerlo aprobaron el cese del embajador en Kabul, Gabriel Ferrán, quien finalmente siguió en su puesto dada la situación y está al frente del operativo de evacuación.

Asimismo, ha sostenido que el presidente debe comparecer no solo para explicar "lo que ha hecho, sino de las consecuencias que esta crisis va a tener en materia de terrorismo, narcotráfico, refugiados, persecución de las mujeres y las minorías religiosas además de las geoestratégica".

En opinión de la portavoz de Ciudadanos, María del Carmen Martínez Granados, "Sánchez no ha estado a la altura de las circunstancias" y tras 20 años de presencia en Afganistán lo mínimo sería que fuera al Congreso a "dar la cara". No obstante, ha celebrado que el Gobierno "haya salido de su inacción" y ha confiado en que "el márketing no vuelva a comerse la responsabilidad" como ya ocurrió con los migrantes rescatados por el Aquarius y traídos a España en 2018.

Por su parte, el portavoz del PSOE, Héctor Gómez Hernández, ha afeado al PP, "un partido de gobierno", que haya convertido la política exterior "en un arma arrojadiza", y más en un asunto como el de Afganistán y les ha echado en cara que quieran "dar lecciones" cuando no hacen ninguna propuesta concreta. "Están haciendo una política de torpedear al Gobierno", ha denunciado.

La nota discordante la ha puesto Vox que, por boca de Ricardo Chamorro, ha sostenido que la "gestión del Gobierno es un desastre" y que la evacuación se ha hecho tarde y se está poniendo en peligro la vida de los colaboradores afganos, afeando a Sánchez que quiere ser el "palmero de Biden". El diputado de Vox también ha criticado que España sea un hub para las repatriaciones de colaboradores afganos de la UE, quienes a continuación serán trasladados a otros estados miembro. A su juicio, "es una barbaridad para nuestra seguridad y para un país que ya tiene una fuerte presión migratoria".

Aunque ha negado que Vox esté en contra de evacuar a los colaboradores afganos, Chamorro ha sostenido que "la prioridad del Gobierno debe ser proteger al pueblo español, intensificar los controles fronterizos y aplicar con rigor nuestras leyes de extranjería y asilo". "No vamos a tolerar que se ponga en peligro a nuestra nación ni nuestra seguridad por cesiones políticas interesadas o por una demagogia buenista", ha recalcado.