Cada semana llegan a Avivig dos casos de violencia de género

I.Camarero Jiménez
-

Las jornadas de igualdad y violencia de género que se desarrollan lunes y martes en San Francisco llegan con una amplia y variada temática, incluyendo la reinserción de los maltratadores

Cada semana llegan a Avivig dos casos de violencia de género

El 25 de noviembre es el Día Muncial contra la Violencia de Género y en ese sentido hay mucho de lo que hablar e informar para poder avanzar. Por eso el Ayuntamiento de Ávila, cuyos servicios sociales han atendido este año a 74 mujeres víctimas de este tipo de violencia, ha organizado las II Jornadas de Igualdad y Violencia de Género que se están celebrando entre el lunes y el martes en el auditorio de San Francisco. Para la ocasión y para hablar de realidades estuvieron ayer miembros de Avivig, así como una trabajadora social en este caso del Servicio Extremeño de Salud de la Junta de Extremadura, psicólogos o miembros del cuerpo nacional de Policía para hablar de los diferentes aspectos que abarca este grave problema social.
Se encargó de romper el hielo Laura García como representante de Avivig y quien explicó que este año la asociación está atendiendo dos nuevos casos por semana, esto es, 96 nuevos casos al año «y no llegamos a todo». A estos se unen los que ya estaban siendo atendidos pues el cometido de la asociación es a largo plazo: «Son tratamientos de muy largo recorrido puesto que la problemática la abordan diferentes profesionales», explicaba. 
Aunque reconoció que en Ávila «hay menor incidencia que en otras provincias de la Comunidad» lo que está claro es que hay casos y estimó que «hay que romper con la tendencia de los que piensan que no se dan casos», el hecho de que no haya fallecidas no significa que no se produzcan. Su comparecencia sirvió para poner sobre  la mesa el amplio abanico de circunstancias de violencia de género pues «son muchas más que aquellos en los que las mujeres acaban muertas», se refería a aspectos como los ataques sexuales o la ‘violencia vicaria’, que es la que se ejerce sobre los menores, o la trata de seres humanos con fines como la explotación sexual y también aportó luz sobre los casos de violencia de género denunciados porque «son casos de violencia igualmente aunque no acaben con un feminicidio». 

 

violencia en los pueblos. García en cualquier caso aprovechó las jornadas además para presentarse para que todo el mundo conozca que existe esta asociación y pueden acudir a ella. Precisamente a sus dependencias como decíamos llegan dos casos nuevos cada semana y atienden tanto a personas del ámbito de Ávila capital como de zonas rurales, de hecho «tenemos muchos casos del ámbito rural» puesto que es más atrayente para esas víctimas acudir a alguien que no sea del entorno rural poque «buscan confidencialidad, intimidad y alejarse precisamente de ese entorno».
Otra de las interesantes comparecencias que tuvo lugar en la mañana de lunes llegó por parte de una trabajadora social de la Junta de Extremadura ya que desveló los problemas y las desigualdades que sufren a la hora de entrar en la red de violencia de género las personas que además de sufrir esta violencia tienen un problema de adicción. Magdalena Castillo aseguró que se van dando pasos y reservando plazas para tratar a estas mujeres, se ha empezado con pocas pero se está avanzando. Su intervención se tituló ‘adicciones desde la perspectiva de género’. Castillo explicó a los medios de comunicación que «cada vez son más las mujeres que consumen», especialmente alcohol «algo cada vez más preocupante», tabaco (sube un poco pero está más o menos mantenido) y sedantes o hipnóticos, antidepresivos y benzodiacepinas (por el tema del malestar) sólo que en muchos de los casos es decía «un consumo silente» y es así porque sus cargas familiares de algún modo no le permiten acudir en busca de ayuda.
Entendía que hasta ahora no se había tenido en cuenta a la mujer a la hora de tratarla contra las adicciones porque era un tratamiento endocéntrico, por eso «estamos dándolo una vuelta y reestructurando la atención para poder atenderla», manifestó. Y es que se trata de «que se tenga en cuenta la perspectiva de género». Explicaba que la mujer se encarga de los hijos, las cargas familiares, a veces el cuidado de sus padres , «todo ello hace que a veces no lleguen los recursos o si llegan no tengan adherencia a los tratamientos porque tienen poco tiempo y los recursos no están adaptados porque incluso hay embarazadas con adicciones y a veces sufren violencia de género y para optar a las ayudas, uno de los requisitos es que no tengan adicciones». Por eso anunciaba que están trabajando en ello para tener plazas para mujeres víctimas en centros de adicciones, «de momento son pocas plazas» pero buscarán ampliarlas.  Ejemplificaba que en el caso de los hombres no se cuestiona que pueden entrar en un programa para liberarse de una adicción sin que se ponga en cuestión la custodia de los hijos y en el caso de la mujer sí-
 

inauguración. Desde el Ayuntamiento de Ávila, la teniente de alcalde de Servicios Sociales y Hacienda, Ángela García, dio el pistoletazo a las jornadas que se organizan desde el Consejo de Igualdad en el marco del Día Internacional de la Violencia contra la Mujer.  Agradeció a AVIVIG, al Servicio Extremeño de Salud, Guardia Civil, Policía Nacional y a la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la mujer prostituida, además de a las dos supervivientes de la violencia machista que darán este martes su testimonio en el auditorio con el fin de ayudar a otras personas en su misma situación. Habrá tiempo, explicaba, de hablar también sobre el trabajo de reinserción de personas maltratadoras. Mucho que decir y sobre lo que trabajar máxime cuando en lo que va de año han muerto 51 mujeres y, más de un millar, desde 2003, de ahí que el Ayuntamiento organice éste y otros actos para además mandar un mensaje de solidaridad y de responsabilidad a la ciudad porque «violencia de género e igualdad van íntimamente ligadas» y es que «muchas veces la ausencia de igualdad deriva en esa violencia de género»