Diputación y Ayuntamiento no renuncian a ayuda a domicilio

B.M
-

Desde la institución provincial señalan que se atiende a 1.800 personas en los pueblos de Ávila, parte de ellas solas, y el Consistorio recuerda que se llega a personas con dependencia

Diputación y Ayuntamiento no renuncian a ayuda a domicilio - Foto: Diario de Burgos

No se puede desatender la ayuda a domicilio. Es algo en lo que coinciden el Ayuntamiento de Ávila y la Diputación Provincial, dentro de sus responsabilidades en esta área.
En el caso del Consistorio de la capital, estiman que el servicio de ayuda a domicilio está establecido para ayudar a las personas con cierto grado de dependencia, por lo que tienen claro que se debe mantener. Para poder hacerlo además apuntan fuentes municipales que la empresa «ha proporcionado a los trabajadores elementos e información sobre el servicio». 
Y es que hay que recordar que este servicio atiende (según los datos del año 2019) a un total de 660 usuarios, que se estima no pueden quedar desatendidos.
Por parte de la Diputación, se trata de una atención que llega a 1.800 personas de la pueblos de Ávila, parte de las cuales viven solas, lo cual deja claro la importancia del servicio que reciben.
Explica Beatriz Díaz Morueco, vicepresidenta de la institución provincial y diputada responsable del área de Familia, Dependencia y Oportunidades, que la ayuda a domicilio se mantiene hasta que llegue la regulación de la Junta, que «quizá deje solo los servicios esenciales», pero de todas formas asegura que «hay que tener en cuenta y analizar caso por caso» porque «hay personas que viven solas» y quienes les atienden se encargan de temas como la medicación, entre otros asuntos.
«No se les puede dejar solos», afirma la representante de la institución provincial, que también reconoce que «hay gente que se ha dado de baja del servicio porque ahora están con sus hijos y no precisan que haya auxiliares en su domicilio». En todo caso «no es posible eliminar el servicio a la gente. La Diputación tiene que estar ahí», insiste.
Lo que sí deja claro Beatriz Días es que se ha intentado que la empresa dé la máxima protección a sus trabajadores, llegando incluso la propia institución a proporcionar «alguna mascarilla porque no tenían, aunque sí disponían de otros temas como guantes». En todo caso sí que manda un mensaje de «tranquilidad» en la atención a estar personas, sobre todo cuando no hay síntomas.
La propia vicepresidenta de la Diputación recuerda que se trata de unos 450 trabajadores, con auxiliares que se encargan de temas como el aseo personal, preparar la comida o la atención a las personas. En otros casos son responsables incluso de la compra y atender otras necesidades de los usuarios.
Y para ellos y los trabajadores, la institución provincial «espera que la Junta nos diga», porque «hay personas que puede que tengan servicios dos días por semana que no son básicos, pero hay personas a las que incluso hay que levantar y acostar» y son situaciones en las que hay que tener especial cuidado y donde la Diputación está especialmente pendiente.