Los autónomos piden rebajas fiscales para compensar pérdidas

E.C.B
-

El presidente de CEAT Ávila, Iván Hernández, considera que igual que los trabajadores tienen el permiso retribuido recuperable, "a lo mejor los autónomos necesitan unas vacaciones fiscales"

Los autónomos piden rebajas fiscales para compensar pérdidas - Foto: Isabel García

La Asociación de Autónomos de Ávila (CEAT), integrada en Confae, critica a través de su presidente, Iván Hernández, las últimas medidas económicas anunciadas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que suponen el cierre de todas las actividades no esenciales para combatir la pandemia del COVID-19, al entender que no tienen en cuenta a los autónomos, pues «no aportan compensaciones» a las pérdidas que esta decisión va a ocasionar, llevando a este colectivo, que en la provincia abulense está compuesto por más de 14.100 personas según el dato de febrero de afiliación a la Seguridad Social, a una situación muy complicada, casi límite.
Subraya Hernández que «no se ha hecho nada para favorecer a los autónomos ante esta situación, pues se dice que van a posponer el pago de impuestos, pero no hacen nada». «Igual que los trabajadores tienen el permiso retribuido recuperable, a lo mejor los autónomos necesitaríamos unas vacaciones fiscales», subraya el presidente de CEAT Ávila, quien añade que «será importante contar con unas rebajas fiscales proporcionales a las pérdidas que se están registrando, porque al final quienes pagan los platos rotos son los autónomos, que seguimos pagando sin poder trabajar».
Y es que dada la situación actual de cierre de todos los servicios no esenciales y pese a que desde el Gobierno de España se aseguró que nadie quedaría atrás en esta crisis, los autónomos ven como están «perdiendo un capital que luego no podremos reinvertir cuando esta crisis sanitaria se solucione», señala Iván Hernández, para quien «si todos los ahorros que tenemos los gastamos para pagar impuestos mientras no tengo ningún ingreso, cuando vuelva a lo mejor no puedo seguir trabajando porque no tengo un músculo financiero para aguantar la empresa».
Entre las medidas que, a juicio del colectivo de autónomos serían necesarias, figuran el aplazamiento del pago de las declaraciones trimestrales de IVA e IRPF, que «debería ampliarse al menos seis meses cuando esta situación termine para que podemos recuperar el músculo financiero», subraya Hernández, para quien «no tiene sentido que haya que preparar papeles para la declaración trimestral cuando no se puede salir de casa y se necesitan recoger o presentar facturas a clientes, porque hay autónomos que no tienen la posibilidad de hacerlo desde casa, a través de medios informáticos, ya que no todo el mundo está puesto al día en tecnologías».
También habla de la supresión de la cuota de autónomos, porque «esos 360 euros que pago al mes, si no se cobraran sería un dinero que tendría para cuando la crisis termine». Del mismo modo apunta que la tarifa plana para los nuevos autónomos «debería ampliarse, ya que su finalidad es facilitar que se pueda montar un negocio y actualmente está contando el plazo sin que se pueda hacer ningún movimiento».
De igual forma, en el ámbito local, considera Iván Hernández que se debería ayudar a los autónomos «para poder salir adelante» suprimiendo impuestos como el de basuras «ahora que los negocios están cerrados» o no cobrando a la hostelería el año entero de la tasa por tener terrazas, pues «van a estar varios meses sin usarlas». Hay impuestos tanto a nivel nacional como local que en estos momentos se podrían suprimir para aliviar la carga fiscal de los autónomos», añade Hernández.
Por otra parte, desde la Asociación de Autónomos de Ávila no entienden que se «esté demonizando a los empresarios, diciendo que nos estamos aprovechando de los ERTE para echar a trabajadores a la calle», subraya su presidente, para quien «es una mentira más, porque cuando termine la pandemia serán trabajadores que tengas que recuperar y además, mientras los trabajadores siguen cotizando al 100%, cobrando y conservando su antigüedad, los autónomos y los empresarios no». «Estamos luchando para evitar el cierre de muchas empresas y lo que hace falta es un esfuerzo económico que nos ayude para que no tengamos que hacer frente a muchos gastos sin tener unos ingresos», concluye.