Día grande en el barrio de San Nicolás

J.M.M.
-

Celebró el día grande en honor de Nuestra Señora de las Angustias y la fiesta del fin del verano

Día grande en el barrio de San Nicolás - Foto: Ana I. Ramirez

Sábado festivo el que se vivió ayer en el barrio de San Nicolás, con el día grande de las fiestas en honor a Nuestra Señora de las Angustias y los actos organizados por la Asociación de Vecinos de San Nicolás Zona Sur para poner el colofón al verano.
La amenaza de lluvia estuvo presente durante buena parte de la jornada, pero ello no impidió que muchos vecinos de la barriada se acercasen a la plaza de San Nicolás para participar en las actividades propuestas, que arrancaron en la tarde del viernes con la inauguración de los festejos y la puesta de cadenetas y la presencia de una charanga que recorrió las calles de la barriada amenizando la tarde-noche. 
Para este sábado, el centro de atención por la mañana estuvo en el jardín de San Nicolás, donde se propusieron distintas actividades para los más pequeños, donde no faltaron los castillos hinchables. Ya por la tarde, se dio paso a una chocolatada popular que se celebró en la explanada posterior de la iglesia de San Nicolás.
actos religiosos. Ese momento dio paso a los actos religiosos, con la solemne misa mayor en honor a Nuestra Señora de las Angustias, en su día principal, con la que que se cerraba el triduo en su honor. Seguidamente se celebró la procesión, en la que decenas de cofrades y devotos acompañaron a la imagen de la Virgen portando velas encendidas y rezando el Santo Rosario.
El recorrido seguido fue el tradicional, partiendo de la plaza de San Nicolás, y continuando por la calle Burgohondo, plaza del Rollo, plaza de la Feria, plaza de Ocaña, plaza de San Nicolás, finalizando en su iglesia.
Tras ese momento de recogimiento, la música y la diversión cobraron de nuevo protagonismo, con una discoteca móvil que se instaló en el centro neurálgico de este día festivo, la plaza de San Nicolás. Todo un día de celebración el que se vivió en esta barriada abulense para poner un bonito broche festivo a un verano que ha venido cargado de actividades.