Eva Díaz "rescata" a las monjas místicas escritoras

P.R.
-
Eva Díaz "rescata" a las monjas místicas escritoras - Foto: Belén González

La escritora y periodista andaluza cerró las jornadas sobre la novela histórica conjuntamente con José María Muñoz Quirós, que realizó un recorrido por las tierras de Ávila y sus autores

Eva Díaz Pérez, la autora de ‘El color de los ángeles’, un libro que recrea los años de Murillo, su ultima novela, « ha rescatado  en Ávila a las monjas escritoras, en una ponencia que tituló ‘Galería de Monjas Místicas’,  religiosas, autoras con una vinculación con Ávila, pero presentó también otras autoras procedentes de otros conventos en otras lugares de España, de dos órdenes monásticas como son las carmelitas y las clarisas. La escritora y periodista sevillana participó en esta mañana en la jornada que ponía fin a las I Jornadas de Novela Histórica ‘Ávila, paseo por la historia, la mística y la Muralla’, que se han desarrollado en los últimos cinco días en la ciudad gracias a la Asociación de Escritores con la Historia y el propio Área de Cultura del Ayuntamiento de Ávila. Un ciclo que ha tenido una gran repercusión y respuesta por parte de los abulenses, que han llenado la sala del Episcopio en estos días, con excepción de la jornada matinal de ayer que, a pesar de las horas, también registró una buena entrada. También intervino ayer el catedrático de literatura y poeta abulense, José María Muñoz Quirós, que habló de los ‘Escritores por tierras de Ávila.
«Este mundo religioso e introspectivo que significa esta ciudad ciudad, también se proyecta en la obra de muchas mujeres, pues al final, y en el fondo, fueron mujeres escritoras», relataba la autora de ‘Memorias de cenizas’. En su intervención Eva Díaz escogió a unas cuantas escritoras, las menos conocidas, según dijo, alguna de ellas discípulas de Santa Teresa. También se fijó en otras monjas que «cuando repasas su obra encuentras cosas maravillosas; incluso monjas que escribieron teatro en el convento», señalaba la escritora andaluza, sorprendida y maravillada con las obras escritas por estas mujeres porque  «ellas  explican experiencias místicas. Sus obras están escritas con una gran belleza y con gran categoría alegórica. Incluso hay alguna que resume todo ese aire petrarquista de la literatura renacentista, verdaderamente admirable. Rapasan mucho de sus obras, incluso en las cartas que mantienen entre ellas y son verdaderas obras literarias. Realmente hay una calidad expresiva literaria en estas mujeres admirable». Por ello sostiene Eva Díaz que la celda conventual se convierte de alguna forma en la habitación propia de la que hablaba Virginia Wolf y recalca que «fueron de alguna forma independientes para poder escribir». Entre las mojas que citó hay algunas anteriores de Santa Teresa. Otras son discípulas de La Santa. Sin embargo otras autoras presentadas no tienen vinculación con Ávila y su conventos estaban en otras partes de España, de modo que presentó una especie de mapa de autoras de escritura conventual. Entre las autoras que citó aparecen María de San José, Isabel de Jesús, Ana de San Bartolomé, entre otras.
José María Muñoz Quirós, el poeta abulense participó ayer también en la jornada que cerraba este ciclo del género de literatura histórica. Su aportación se centró en los escritores relacionados con Ávila y diseñó una ruta por la capital y la provincia con estos autores. «Después de ver novelas, personajes e historias de la historia, me propusieron realizar un viaje, un recorrido literario por la Ávila y provincia de la mano de los escritores importantes que han pasado por aquí durante todos los tiempos de la literatura española, desde la Edad Media hasta nuestros días», señalaba el poeta abulense a este periódico momentos antes de comenzar su intervención. De esta forma realizó «un paseo literario, un paseo de misiones y un paseo de miradas». Pretendió ofrecer un acercamiento a estos escritores a través del territorio abulense con el que se relacionaron.  De esta forma José María Muñoz Quirós presentó las cuatro o cinco rutas posibles en Ávila y provincia. Desde Ávila a la ruta de Pinares y en ella todo el movimiento que tiene que ver con Vicente Aleixandre. También se refirió a la ruta del Valle del Tiétar, en este caso con  Pío Baroja como protagonista. Se acercó también a la ruta de Miguel Delibes en la capital. La ruta de la Moraña se centró en una figura estelar como es San Juan de la Cruz y todo lo que supone en el mundo sanjuanista. La ruta de El Barco de Ávila tuvo a un autor especial, Andrés Sorel, fallecido recientemente y que ha sido «uno de los que han acercado la historia y la mirada de El Barco a nuestros días», señaló el escritor.