«La clave ha sido creer que era posible lograrlo»

A.S.G.
-

La Cebrereña vuelve a Tercera División apenas un año después de sus descenso. «El equipo ha sido capaz de sacar el carácter y la rabia de no haber lo grado la permanencia el año pasado» destaca Pepe García.

«La clave ha sido creer que era posible lograrlo»

Como el Colegios Diocesanos, la Cultural Deportiva Cebrereña vivía pendiente de los despachos. Desde que se paralizó la temporada en la Regional de Aficionados aguardaban la decisión de la RFEF y la FCYLF sobre la manera de cerrar el año. «Lo mejor sería no demorar la decisión» comentaba entonces Pepe García, entrenador de la Cultural Deportiva Cebrereña, mientras aguardaba una decisión que muchos esperaban. Se aclaró todo el fin de semana pasado y este jueves la Comisión Delegada de la Asamblea de la FCYLF daba el paso definitivo. Y aunque aún queda por redactar –será el Comité de Competición– y dar forma normativa a lo acordado, la Cultural Deportiva Cebrereña ya tiene su billete de regreso a Tercera. Apenas un año después. «Volver a subir apenas has bajado el año anterior no está al alcance de muchos. No es sencillo» pone en valor Garci. Tiene mérito por todo, pero en especial tras un verano en el que se quedaron tocados. «No había mucha confianza en el entorno» recuerda Pepe García. Hubo bajas importantes en el equipo, llegaron chavales con el carné de juveniles demasiado reciente en sus bolsillos y la competición estaba plagada este año de candidatos. «Sabíamos que iba a ser difícil». Pero se logró. «La gente veterana volvió a tirar del carro y la gente joven ha dado un paso adelante».  
El equipo recuperó a Terleira –27 goles– después de una temporada en la que una enfermedad apenas le dejó rendir al máximo. Pero por delante de su capitán y pichichi el técnico abulense pone al grupo, «el trabajo de todos, la ambición y la rabia que han sabido plasmar en el campo por no haber logrado mantener la categoría». Un año en el que ha salido a relucir «la mala leche». Tiene claro que «por ahí ha pasado todo, por creer que era posible». Ha sido una cuestión de convencimiento.
Tras el arranque de curso «vimos que era posible». Acabar la primera vuelta en la segunda posición fue el empuje definitivo que necesitaban. «Al final todo paró cuando mejor estábamos. Quedaban jornadas para haber podido aspirar a todo». No las han necesitado. «Por suerte al final ha primado lo que se ha hecho sobre el campo».
Un césped sobre el que le hubiera gustado festejar el ascenso. «No es lo que tú decides sino lo que ha tocado» señala ante un retorno que se ha quedado sin festejar. «La anterior fue espectacular» aún recuerda, pero «hay que adaptarse a lo que hay».
Ahora lo que queda por delante es descansar y plantearse de nuevo el futuro. «A día de hoy no puedo tomar una decisión. Hay que madurarlo» señala. Siempre se lo ha pensado. «Lo que tengo claro es que me gustaría seguir entrenando» deja muy claro ante un año en el que la Tercera parece evidente que se va a reformar. «Con tres equipos abulenses el aficionado lo pasará bien».