Las parejas de buitre leonado crecen por encima de las 450

SPC
-
Las parejas de buitre leonado crecen por encima de las 450

Según un informe de Seo Birdlife, la población de esta especie se repartió en la parte más meridional de la Comunidad, en concreto el Sistema Central de Salamanca, Ávila y Segovia

El número de parejas de buitre negro ha experimentado en Castilla y León un importante crecimiento en los últimos años, alcanzando las 466 parejas en la Comunidad el año pasado, lo que supuso un incremento de más del 38,4 por ciento respecto a 2006, cuando se contabilizaron 287 parejas en la Comunidad. En este mismo periodo también el número de colonias de buitre negro ha crecido, desde las once hasta las 17, y el número de parejas aisladas se ha duplicando, pasando de una a dos. Este incremento numérico ha ido acompañado de colonización de nuevas áreas de reproducción también en esta última década, pasando de diez a 16 colonias, aunque con poblaciones aún pequeñas.

Según un informe de Seo Birdlife recogido por Ical, en 2017, la población de buitre negro en España se repartió en 43 colonias y seis parejas aisladas, que reúnen 2.548 parejas extendidas por siete comunidades autónomas y 14 provincias. Es de destacar que solo dos comunidades (Extremadura y Castilla y León) de las siete que tienen población reproductora de buitre negro en la actualidad, acumulan el 56 por ciento de la población. Si a estas se le añaden Castilla-La Mancha y Andalucía, alcanzan el 92 por ciento, y el ocho por ciento restante se ubica en Madrid, Cataluña y Baleares.

La población castellano y leonesa de buitre negro en 2017 se distribuye por la parte más meridional de la Comunidad, en concreto en las vertientes del Sistema Central de las provincias de Salamanca, Ávila y Segovia. El año pasado se contabilizaron 666 plataformas de la especie, de las que 466 fueron regentadas por parejas de buitre negro. Estas se distribuyeron en 17 colonias y una pareja aislada según la metodología establecida.Se detectaron 424 parejas reproductoras (91,2 por ciento) que iniciaron la incubación y otras 121 (8,8 por ciento restante) regentaron nido pero no llegaron a realizar la puesta.

En Ávila se censaron 302 plataformas, 202 de las cuales estuvieron ocupadas por una pareja (43 por ciento de la población regional). Las ocho colonias de reproducción existentes se pueden agrupar en dos grandes áreas: el Macizo Oriental de Gredos, con el 81,7 por ciento de las parejas (165 parejas), que incluiría a las colonias del valle de Iruelas (100 parejas), Trampalones (52 parejas), bajo Alberche (seis parejas), alto Tiétar (cuatro parejas) y cerro de Guisando (tres parejas). La segunda agrupación, denominada como Macizo Central de Gredos, cuenta con el 18,3 por ciento restante de la población (37 parejas), incluyendo las colonias del alto Tormes (18 parejas), sur de Gredos (13 parejas) y Piedrahita (seis parejas).

En Salamanca se localizaron 88 plataformas, de las cuales 80 estuvieron ocupadas (17 por ciento de la población regional). Se distribuyeron en tres grandes agrupaciones: sierra de Quilamas (53 parejas) que comprende las colonias de Quilamas (27 parejas) y La Palla (26 parejas); fosa del río Alagón (15 parejas) que incluye a las colonias de Arca Buitrera (once parejas) y Batuecas (cuatro parejas); y sierra de Gata con una única colonia compuesta por 11 parejas. Además, se ha detectado la presencia de una pareja aislada en las arribes del Duero. Las parejas de la sierra de Gata se encuentran muy próximas a muchas otras de la parte extremeña de esta misma sierra y se pueden considerar en realidad como de la misma colonia.

En Segovia se localizaron 277 plataformas, de las que 184 estuvieron ocupadas (39 por ciento de la población regional). La población segoviana de la sierra de Guadarrama formaría una única agrupación compuesta por cuatro colonias: Valsaín (93 parejas), río Moros (63 parejas), pinares de Navafría (17 parejas) y río Pirón (once parejas).