La indiferencia de Bale

EFE
-

El galés sorprende al mundo del fútbol por su pasotismo con la realidad y estar más pendiente del circuito de golf que del Brexit

La indiferencia de Bale - Foto: JAVIER BARBANCHO

Gareth Bale no usa redes sociales, no sabe quién es el primer ministro británico y apenas le interesa lo que ocurra con el Brexit. Vive en una burbuja, la burbuja de la indiferencia, desde donde disfruta del golf y de su familia.
El galés desveló todo ello en una entrevista con el diario británico The Telegraph en Madrid. Apenas se tocaron temas deportivos y el encuentro tuvo lugar para hablar de alguna de las inversiones del futbolista, esas que pueden verse afectadas por el Brexit, uno de los asuntos que no preocupa demasiado a Bale.
"Veo algo, porque el Brexit me afecta en temas económicos y algunas cosas cambian, pero no leo la mayoría de cosas. Sinceramente, no sé el 99 por ciento de lo que ocurre con el Brexit. Ni siquiera sé quién es el primer ministro", explicó.
Su frase pronto saltó a la portada de los diarios de todo el mundo. Mientras en España se sorprendían de la ignorancia celebrada, en Gales se asombraban del desconocimiento.
"Bale admite que no sabe quién es el primer ministro", tituló el Wales Online.
Cuando le confirmaron que el primer ministro es el conservador Boris Johnson, Bale hizo un amago de recuerdo. "No lo sabía, pensaba que era el alcalde de Londres". Y lo fue, pero de aquello hace tres años.
La falta de interés en asuntos de tan alta importancia para su país se contrapone con sus conocimientos del golf, donde puede decir sin problemas quién el número uno del mundo.
Una de las explicaciones a todo esto es su falta de uso de redes sociales, ya que una compañía se las gestiona y él solo tiene que dar el visto bueno a las publicaciones. Técnica a la que recurren muchos deportistas hoy en día y que evita que se metan en líos en internet. Tampoco lee especulaciones sobre su futuro y explica que desde joven se dio cuenta de que mirar lo que la prensa dice sobre él es una mala idea.
"No tengo nada en mi teléfono móvil. A no ser que un amigo me mande algo o mi agente me cuente algo que necesite saber, no le presto mucha atención", reflexionó.
El siguiente capítulo en la historia de Bale será ver como reacciona el Reino Unido a las palabras de una de las mayores exportaciones de los últimos años, puesto que su pase del Tottenham Hotspur al Real Madrid se fue más allá de los 100 millones de euros.
En una sociedad envuelta cada día en los teje manejes del divorcio con la UE, anclada a las decisiones de sus dirigente, el total desconocimiento político de uno de los jugadores más importantes de la nación creará críticas.
Al menos, Bale es honesto. "Es que no me interesa". Y de ahí que su indiferencia y su burbuja lo aparten del mundo real.