¿Y el 9 qué? La lucha continúa

B.M
-

UGT Castilla y León organizó la entrega de los premios Virginia González en Ávila, también como una oportunidad de visibilizar el camino de la igualdad en el pasado, presente y futuro

¿Y el 9 qué? La lucha continúa - Foto: David Castro

El camino de la igualdad no se anda en un día. No es el 8 de marzo, es decir, ‘¿Y el 9 qué? La lucha continúa’. Así al menos es como UGT ve su lema y como se dejó claro en la entrega de los premios Virginia González de este sindicato a nivel regional, que en esta ocasión se celebraron en Ávila y que sirvieron como una oportunidad de visibilizar el camino de la igualdad en el pasado, presente y futuro a través de una mesa redonda. Se hizo además rodeados de una exposición sobre pioneras españolas hacia la igualdad de género en la que se recordó a figuras como Virginia González Polo, como la primera mujer dirigente de un sindicato; Amparo Poch y Gascó, en su libertad sexual de las mujeres, o la artista, escritora y política Agustina González López, entre otras muchas.
Y en la actualidad, entre las asistentes, como parte de la mesa redonda y como premiada, Matilde Fernández Sanz, ministra de Asuntos Sociales  de España (1988-1993) y secretaria de la Federación Estatal de Industrias Químicas y Energéticas de UGT (1977-1988), señaló que la lucha por la igualdad tiene que partir en el momento actual a «intentar tener una unidad de acción lo más fuerte y extensa posible». Por ello, abogó por una unidad de acción de mujeres y señaló que de estar en una mesa de negociación con las administraciones «lo primero que diría es que es necesario seguir trabajando en la conciliación entre la vida familiar, profesional y social», terminando «de romper los roles» de hombres y mujeres. También llevaría un mensaje para conseguir «que la sociedad, allá donde llegue la mujer, lo valore».
Y sobre la política actual, señaló, respecto las tiranteces en el actual gobierno, que son «más ruido que nueces» y recordó que cuando «hay que hacer información cada tres horas es imposible no meter la pata», huyendo de la «hiperactividad» que ve en las ministras actuales (que le gustan, dejó claro), aunque tampoco con la «inseguridad» de su época. Simplemente, «trabajar para resolver los problemas de los ciudadanos».
 En el acto también se contó con Faustino Temprano, secretario general de UGT Castilla y León, que insistió en que para este sindicato «el 8 de marzo dura los 365 días del año», en un tema que compete a hombres y mujeres y una lucha que sigue vigente. Y en ella, este 2020 se presenta como una oportunidad para, con un gobierno progresista, a través del diálogo social se tienen que empezar a concertar con los agentes sociales y económicos políticas de igualdad para este país, con una ley contra la brecha salarial y con más dinero para las políticas de igualdad y seguir «luchando día a día contra el machismo que está implantado en nuestra sociedad». Y ello para que cuando celebremos el 8 de marzo de 2021 estas demandas logren ser «una realidad».
Por su parte, Cristina Antoñanzas, vicesecretaria general UGT Confederal, destacó la importancia de el trabajo de cada día, el que se hace en las negociaciones de los planes de igualdad y los convenios colectivos y así indicó que seguirán trabajando «porque todos los días deberían ser 8 de marzo».
En el acto, donde estuvieron presentes el secretario provincial de UGT en Ávila, Javier García, y Ana Martín, secretaria de Igualdad de Castilla y León, se contó con una mesa redonda con representantes del sector de la Mujer y la Igualdad del sindicato antes de proceder a los premios Virginia González y a la representación narrativo-musical de ‘Las Cartas perdidas: la cárcel y el exilio de las mujeres republicanas’.
En cuanto a los premios, el de Visibilización de la Lucha de la Mujer fue para el Proyecto Pioneras, realizado por la Secretaría de Mujer e Igualdad de la Federación de Empleadas y Empleados de los Servicios Públicos de UGT para sacar a la luz a mujeres ‘invisibilizadas’; el premio a la Negociación Colectiva fue para la Secretaría de Igualdad de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT por el trabajo para dar a conocer la brecha salarial en el deporte de élite, y el premio Entrega Social y Sindical, que fue para Matilde Fernández por su labor pionera en el ámbito sindical y por su aportación social como dirigente política.